martes, enero 15, 2008

“EL ÚLTIMO ESCALÓN (stir of echoes)" 1999.

Dirigida por : David Koepp
Actores principales: Kevin Bacon (Tom Witzky), Illeana Douglas (Lisa), Kathryn Erbe (Maggie Witzky), Zachary David Cope (Jake)
Año : 1999 Duración aprox.: 95 minutos
Publicado por: LAURENFILM, S.A. Formato : DVD

“¿Te hace daño estar muerta?”

Tom y su esposa Maggie asisten a una fiesta y al final de la velada, junto a un grupo de amigos, empiezan a hablar del poder de la hipnosis. En este grupo se encuentra Lisa, hermana de Maggie, una persona con creencias en las ciencias paranormales y en el Más Allá. Todo lo contrario a Tom, una persona muy escéptica en esos temas. En defensa de su incredulidad y en apoyo a sus ideas, Tom decide someterse a una sesión de hipnotismo de la mano de Lisa para dejarla en evidencia. Tras esta sesión, la vida de Tom no volverá a ser la misma. Comenzará a sentirse un poco raro y empezará a ver imágenes aparentemente aleatorias y sin conexión con su realidad presente. ¿Estará Tom padeciendo una sugestión post-hipnótica? ¿O tal vez tenga un estado alterado de consciencia, una puerta abierta a todo lo que está a su alrededor?.

“SLEEP”

“El último escalón” es una película escrita y dirigida por David Koepp, una película que podemos catalogarla como de Terror y Suspense. La música, a cargo de James Newton Howard (compositor que ya he comentado anteriormente en el artículo que escribí sobre la película “Pactar con el Diablo”) es sugerente y encaja perfectamente en el desarrollo y evolución de la película. Desde luego, un compositor de esta categoría es toda una garantía de originalidad y sentido a la hora de incluir una banda sonora en una película de calidad. Para dar credibilidad a una película, a parte de aspectos fundamentales como la interpretación (que comentaré más adelante), la imagen, los escenarios,... hay uno que desde mi punto de vista es clave. Este no es otro que los pequeños detalles. Detalles como el frío que emite el fantasma y cómo afecta a todo lo que se encuentra cerca de él; la alteración del tiempo cuando se produce una aparición; la ingesta exagerada de líquidos que realiza Tom; la sucesión e intensidad de las visiones que padece; e incluso, la excelente relación que el director llega a establecer entre el sexo y los estados de trance. Unos flashes hacia lo inexplicable. Unos saltos al otro lado de lo comprensible. En resumidas cuentas, unos detalles que acercan la ficción de la película a la realidad del espectador para poder atrapar su interés y atraer su atención.


“¿También tienes ojos de rayos X?”

En esta película, el actor Kevin Bacon realiza una excelente interpretación de un personaje bastante complejo. Tom Witzky es un hombre con aires de fracaso, una persona decepcionada cuya vida familiar se ve bruscamente desequilibrada tras esa sesión de hipnotismo. En la interpretación de su papel, destaca con el mensaje de su mirada, con la rotundidad en sus gestos y con una tensión en el rostro que habla por sí solo.

Si hablamos de su esposa Maggie, interpretada por la actriz Kathryn Erbe, la obsesión que empieza a observar en el comportamiento de su marido se convertirá en una difícil situación para una persona que no posee ni entiende ese poder. Su comprensión se limita a la razón, pero cuando algo ha superado los límites de la misma razón, esta comprensión resulta una ardua tarea, y mucho más, cuando este estado alterado de consciencia lleva al individuo a estados de excitación nerviosa y de estallidos de agresividad. Redondeando este selecto muestrario interpretativo, el joven actor Zachary David Cope en la piel de Jake, hijo de Tom y Maggie, da ese sostén a la trama haciéndola más profunda y luminosa.

Y como no, en una película de Terror y Suspense no pueden faltar esas escenas que nos impacten. En el caso de “El último escalón”, la primera escena que nos deja en ese estado es la transformación del cine. Luego, escenas inquietantes como la de Tom frente al espejo y el diente, o la del sueño premonitorio, o escenas con cierta gracia como la de Jake, Tom y la guitarra, u otras escenas angustiosas como la de Maggie cuando se toma un baño, convierten a esta película en una seria candidata para ser mencionada en tertulias. Como recomendación cinematográfica, “El último escalón” es una película seria y de calidad cuya complejidad nos llevará a sacar nuevos detalles cada vez que volvamos a visionarla.

“DIG”

Abrir una puerta muchas veces puede resultar bastante complicado, pero volver a cerrarla es más fácil que pueda resultar imposible. Así es “El último escalón”. Por cierto, una pregunta: ¿cuántas veces necesitó repetir Kevin Bacon la escena del cubo y la ventana? ¡¡¡Disfrútenlo!!!

Lux_Atman

Artículo Nº: 251
.

No hay comentarios: