domingo, enero 20, 2008

“CIELO SOBRE BERLÍN (der himmel über Berlin)” 1987.

Dirigida por : Wim Wenders
Actores principales: Bruno Ganz (Damiel), Otto Sander (Cassiel), Solveig Dommartin (Marion), Peter Falk (Peter Falk), Curt Bois (el anciano)
Año : 1987 Duración aprox.: 128 minutos
Publicado por: FILMAX Formato : DVD (edición coleccionista)

“Cuando el niño era niño,...”

Berlín después de la guerra. Como en cada una de las ciudades que forman parte de nuestra moderna sociedad occidental, cada persona es un estado dentro de otro estado con sus ilusiones, sus problemas, sus inquietudes, sus pasiones y sus crisis. Pero también, en cada una de estas mismas ciudades existen ángeles que conviven con sus habitantes. Son ángeles que ven, que observan directamente sin intervenir, y solamente los niños son capaces de descubrir su presencia. Cassiel y Damiel son dos de estos ángeles. Vestidos con largas gabardinas negras, los ángeles han convertido la biblioteca de la ciudad es su centro de reunión, un lugar en donde encuentran al ser humano recorriendo el camino más benéfico y provechoso para su existencia, para su esencia, para su interés, para encontrar esa razón de ser que no es otra que el conocimiento.

“Quisiera notar mi propio peso.”

“Cielo sobre Berlín” es una película de pequeños y profundos detalles. Es una película de sensaciones, de sensibilidades, de humanidad, y como no, de desesperanza. En relación con todos estos sentimientos, los ángeles anotan en sus diarios las reacciones y los aspectos más curiosos que van encontrando en los humanos con los que se cruzan. Por ejemplo, los pensamientos de la gente en un vagón de metro, la tristeza de un niño apoyado en un muro porque otros niños no quieren jugar con él y le han dado de lado, la dura visión de un suicidio, los razonamientos de un anciano en las escaleras de una biblioteca, los recuerdos de este mismo anciano sobre una plaza que ya no existe como tal, salvo en su memoria,... una serie de intimidades que quedan al descubierto para unos ángeles cuya vida espiritual ha quedado al margen de la cruda existencia carnal. Lo cotidiano se desvela con total nitidez a unos seres celestiales que miran, apuntan, pero no actúan.

“¡Tan vacío! ¡Todo tan vacío!”

Uno de los elementos clave de la película es el circo Alekan. Este circo, instalado en un descampado de la ciudad, ofrece sus actuaciones a un público cada vez más escaso. Con la taquilla en plena bancarrota, la desesperanza se empieza a apoderar de toda la compañía, llevándoles finalmente a representar una actuación que será la última. Uno de los personajes principales dentro de su espectáculo es Marion, una trapecista cuya vida artística se ve truncada con este cierre. La escena de Marion llorando frente al espejo se convierte en una de las escenas más emotivas de toda la película, y en su última actuación sobre el trapecio, Wim Wenders ha sabido reflejar excelentemente en imágenes la tensión existente en ese momento de esplendor previo a la gran debacle.

“¿No es la vida bajo el Sol un mero sueño?”

Otro de los elementos más curiosos de esta película son los guiños que Wim Wenders da al personaje del teniente Colombo, protagonizado por el propio actor Peter Falks y que, curiosamente, en esta película se interpreta a sí mismo. Peter Falks es un actor que llega a Berlín para protagonizar una película ambientada en el recién caído régimen nacionalsocialista. Y hablando de los actores, tanto Bruno Ganz como Otto Sander en sus angélicos papeles como Damiel y Cassiel, nos muestran una solvencia y una seriedad a la hora de dar vida a estos complicados personajes que nos hacen verlos con ese aura interpretativa especialmente necesaria para darles verosimilitud. Sus gestos, sus movimientos, y sobre todo, su pausado caminar, son toda una delicia visual para los amantes del cine. Otro de los personajes principales es Marion, protagonizada por la actriz Solveig Dommartin en una de las interpretaciones más complicadas de la película. Su distanciamiento, y a su vez, su batalla interior, quedan muy bien plasmadas en unas escenas de alto contenido sentimental. Y como personaje fugaz pero entrañable, encontramos al anciano interpretado por el actor Curt Bois. Un ser cuya mirada habla por si sola sin necesidad de palabras.


“El tiempo lo cura todo pero, ¿qué pasa si es el tiempo la enfermedad?”

En el guión de “Cielo sobre Berlín”, Wim Wenders trabajó junto a Peter Handke. A la hora de su rodaje, una de las ideas más acertadas que el director ha tenido en la realización de esta película ha sido la de grabar el punto de vista de los ángeles usando cinta cinematográfica en blanco y negro, y por el contrario, para el punto de vista de los humanos pasó a usar cinta en color. Este sistema, unido a la grabación en distintas tomas para mostrarnos escenas con ángeles y sin ellos en tiempo casi real, hace que uno se quite el sombrero ante tal muestra de ingenio. Wim Wenders demuestra ser todo un experto a la hora de hacer que las imágenes rodadas se expresen con sus propias palabras en ese lenguaje universal que ha llevado al cine a convertirse en el séptimo arte.

“Eso es lo que me hace tan torpe, ¡la ausencia de placer!”

La música en la película ha corrido a cargo de Jürgen Knieper, pero “Cielo sobre Berlín” depara grandes sorpresas para los amantes de la música gótica. La presencia de grupos musicales como Tuxedomoon (con su canción “Some guys”), Crime and the city solution (con su canción “Six bells chime”) o Nick Cave and the bad seeds (con sus canciones “The carny” y “From her to eternity”) hará las delicias de los seguidores de la oscuridad de la vida. Las escenas en donde los grupos Crime and the city solution y Nick Cave and the bad seeeds nos ofrecen actuaciones en directo son todo un lujo visual y musical que complacerá al seguidor gótico más fiel. Los carteles que anuncian a Nick Cave and the bad seeds, y que aparecen pegados en las calles, tienen un poder fetichista muy directo y condicionante que le hacen desear a uno poder entrar en la película para disfrutar en vivo estos conciertos en tan siniestra sala. Una de estas imágenes de la película que más se me ha quedado grabada ha sido en la actuación de Crime and the city solution, cuando aparece Marion vestida de negro y bailando junto a la columna. No he podido evitar que mi mente se haya evadido por unos instantes, y como el anciano, haya podido ver delante de mis ojos esos momentos vividos en la sala Strong de Madrid, cuando hace años se abrió como local gótico (¡¡¡gracias Fran por esas sesiones musicales que rompieron con todo en aquellos días!!!) y algunas personas decidieron reservar su parcela al lado de la famosa columna metálica, quedando esta delimitación bien acotada con sus pertenencias en el suelo. De allí no se movían en toda la noche como no fuera para coger una copa, o para bailar, eso sí, sin alejarse dos pasos de su querida columna. Hubo momentos que era muy surrealista ver a seis o siete góticos, y sobre todo góticas, bailando de cara a la mencionada columna. Momentos especiales para gente aun más especial.

“¿Dónde están mis héroes?”

Uno de los grandes avances que ha tenido la llegada del formato DVD ha sido la incorporación de los extras. En el caso de esta película, esta sección incluida adquiere una gran importancia al permitirnos ver esas tomas que, finalmente, fueron eliminadas de la cinta definitiva. Escenas curiosas como la escena del conductor contando chistes a su acompañante, o la preciosa escena de la niña mirando al ángel a través del parabrisas trasero de un Volkswagen, o las escenas del ángel Cassiel imitando a la gente que se paraba delante del concesionario, o las pruebas de invisibilidad de los ángeles realizadas por el director, o escenas tan graciosas como la de las tartas, serían imposibles de ver en formato de video. Y todo esto, sin hablar de la comodidad en el acceso a las diferentes secciones y de la facilidad de manejo a la hora de visualizar estas mismas escenas. Vemos la silueta de un ángel sentado en el asiento de un autobús. Vemos a ese ángel observando la ciudad subido a un monumento, al lado de una estatua convertida en síntesis del espíritu humano. Una vida, una búsqueda. La vida triste y opaca es iluminada por un rayo de luz... “Cielo sobre Berlín”, una película de culto. ¡¡¡Disfrútenlo!!!.

“Mira mis ojos. Son la imagen de la necesidad.”

Lux_Atman

Artículo Nº: 255
.

No hay comentarios:

More Visited: