jueves, octubre 18, 2007

RAMSAY WOOD “KALILA Y DIMNA: FÁBULAS DE BIDPAI”.

Publicado por : KAIRÓS
ISBN : 84-7245-437-1 Edición : 1999

Todos aquellos que formamos parte de la sociedad occidental actual estamos totalmente convencidos de la abrumadora y amplia cultura aportada por los medios educativos e informativos que nutren nuestras vidas. ¿Quién puede pensar en algún aspecto cultural no tratado por estos poderosos medios? Pero he aquí mi sorpresa cuando hace algún tiempo, mientras andaba buscando unos libros de poesía, me encontré con un ejemplar que, apoyado de mala forma encima de una estantería, atacaba visualmente mi concentrada y escudriñadora mirada.

No puedo soportar la contemplación de un libro, trate la temática que trate, que esté siendo deformado, ensuciado o descuadernado por algo, o alguien. Me puede el instinto de conservación con los libros. Me dispuse a colocar el libro en la estantería de donde había sido sacado por tan inepta y descuidada persona pero, circunstancias de la vida, tras fijarme en el título y leer el comentario del mismo, caí en brazos de la curiosidad y sin pensármelo dos veces abrí el libro y comencé a leer diversos fragmentos de su interior. Craso error. El placer se despertó con la lectura de tales párrafos.

Como es obvio, el libro del que estoy hablando no es otro que “Kalila y Dimna”, y es curioso como a veces la providencia puede marcar nuestra vida mediante sistemas tan rebuscados como este. Desde luego, la vida es un eterno juego de elección de caminos cuyo final nunca alcanzamos a ver hasta que ya es demasiado tarde, y de nuevo, hay que volver a elegir otro camino más.

“Kalila y Dimna” es un libro en donde la fábula se convierte en el vehículo de transmisión del mensaje entre el escritor y el lector, pero no nos encontramos aquí con una simple compilación de interesantes fábulas, sino con una grandiosa obra literaria destinada a ofrecer al lector un bien que se encuentra camino de la extinción: la Sabiduría. Desde que el hombre occidental se ha introducido en la acelerada maraña social de la modernidad, conceptos como el aprendizaje por la atenta observación, la tranquila meditación como eje espiritual o la sosegada visión del “Yo”, han ido cayendo en el abismo arrollados por la pragmática, pero inútil, dinámica de la vida consumista. Hemos ganado en medios para luego perder los sentidos con los cuales apreciar lo ganado, siendo distraídos diariamente con las luces de una fría técnica que nos hace creer falsamente en la estimulante vida que vivimos. De esta manera, anulados nuestros sentidos, nos encontramos incapaces de percibir el letal veneno que poco a poco, lentamente y sin que nos demos cuenta, nos va embruteciendo los sentimientos, nos va paralizando el instinto y eliminando la capacidad crítica que hace del ser humano, un ente especial dentro del mundo.

“Todo está ya hecho y nadie puede hacer nada para cambiarlo”… ¿Cuántas veces hemos oído decir esta resignada frase en los últimos tiempos? Libros como “Kalila y Dimna” no son socialmente interesantes para el correcto funcionamiento del hombre moderno. Creemos que lo somos todo y que lo conocemos todo, pero en cambio, la esencia de todas las cosas se nos escapa entre los dedos al preferir mayormente el contenedor al contenido. Ante semejante imagen, cobra sentido el hecho de que libros como este nunca lleguen a ser best sellers, ni nada que se le parezca. La verdad es que tampoco necesita ningún tipo de etiqueta o galardón para elevar su valor, porque si de algo se peca en estos tiempos es del escaso acceso informativo disponible para poder conocer obras literarias como esta, pese a ser una obra que tuvo una amplia difusión mundial, y digo mundial en el más estricto valor de la palabra. Desde Asia hasta Europa, siglo tras siglo fueron conocidos sus sabios contenidos, contenidos que eran de obligado aprendizaje en personas con grandes responsabilidades sociales y que debían de ser capaces de solventar infinidad de problemas de la forma más juiciosa posible. A lo largo de la Historia, de las aguas de “Kalila y Dimna” han bebido desde reyes a filósofos en busca de tan ansiada sabiduría, pero en los albores de la sociedad industrial occidental, esta fuente deja de ser frecuentada. ¿Coincidencia? No creo en las coincidencias.

En fin, no comentaré nada más sobre este inigualable libro. Aquí tenéis toda de información sobre su publicación y espero que quién se decida a beber de tan cristalinas aguas, pueda ver apagada su sed de conocimiento adecuadamente. El gran poder de “Kalila y Dimna” reside en ser el eterno refugio del sabio. Y por cierto, se me olvidaba comentar que esta edición del libro solamente contiene sólo uno de los 15 apartados de los que constaba la obra originalmente al completo. La búsqueda está servida. Disfrútenlo.

Lux_Atman

Artículo Nº: 230
.

2 comentarios:

Blessedmadness dijo...

Ayer mismo dí con este blog.
Sólo decir ke me encanta.Repleto de referencias muy buenas e interesantes tanto de música como de libros(komo esta última,ke no dejaré de leer)
Kon tu/vuestro permiso lo enlazo al mio.
Saludos.

Lux_Atman dijo...

Nos alegramos mucho en LUX ATENEA WEBZINE que te gusten nuestros contenidos. Comprendo que los libros te cautiven más que la música porque a mí me pasa lo mismo, y sin menospreciar en absoluto la maravillosa música.

Dentro de poco se publicarán unos cuantos artículos nuevos. Espero que te gusten.

Gracias por todo.

Saludos,

Lux_Atman
.