viernes, octubre 12, 2007

LYCIA “EMPTY SPACE”.

Publicado por : Silber Records, (SILBER032), 2003
Edición comentada : CD

Not here, not anywhere / You can never go home again / Persephone / Fur & Thistle / Hope is here / Violent violet / Bloody basin / The long drive / This is the end

El grupo musical gótico Lycia es sinónimo de evanescencia. Sus canciones parecen cantos, sueños, leyendas, rumores, historias ancestrales,... Y “Empty space” es un álbum grabado en el año 1999, que se publicó en el 2003, pero cuya espera ha merecido la pena en vista a la gran calidad atesorada.

Porque el grupo Lycia siempre te sorprenden, te seducen una y otra vez tantas veces como los escuches. Su estilo, su forma de crear música, ha hecho de Lycia uno de los grupos norteamericanos esenciales a la hora de conocer la música gótica de principios de este siglo. Estados Unidos cada vez está ganando más terreno dentro de la escena musical gótica, y si todo sigue en esta línea, alimentándose con grupos de esta calidad, es fácil que acabemos esta década con un predominio estadounidense casi absoluto. El nivel, las ideas y el número de grupos que están naciendo en Estados Unidos marcarán la pauta, y las fronteras de nuestra música, si Europa sigue durmiéndose recordando glorias pasadas. Inglaterra fue la reina en la década de los ochenta, Alemania lo fue en la década de los noventa, y Estados Unidos parece que está trabajando fuerte para serlo en esta década. El tiempo lo dirá.

Impresiones Post-Audición:

Tocas el timbre y suena la canción “Not here, not anywhere”. Una puerta que parece que se va a venir abajo, unos oxidados goznes que chirrían, y en frente nuestro, un salón polvoriento débilmente iluminado con los claros de luz que entran desde unas ventanas, cuyas persianas no conservan una sola tablilla de madera sana. Apoyamos nuestra mano en una mesilla y quedan manchadas por el grisáceo color del abandono. Vemos una cajita de música. Nos acercamos, levantamos su tapa y empieza “You can never go home again”, una composición instrumental que resuena en toda la casa, con unas notas que parecen darle de nuevo vida.

Nos atrae la idea de subir a la planta de arriba, vamos hacia la escalera pero antes de llegar, nos fijamos en un cuadro. En una pequeña placa leemos su título: “Persephone”. Una percusión empieza a sonar. Levantamos la mirada y unos femeninos ojos de lascivo brillo nos cautivan, nos acarician con pestañas de sulfuroso brillo. Una dulce boca reclama nuestros labios. Nos echamos hacia atrás bruscamente y el cuadro se petrifica. Nos dejamos caer en un victoriano sillón y a nuestro lado, un antiguo gramófono se pone en funcionamiento. La canción “Fur & Thistle” empieza a extender sus alegres melodías. Un olor a flores recién cortadas entra por nuestra nariz. Quisiéramos estar así toda una vida pero el agradable olor se va disipando, espabilando de nuevo nuestra alerta.

“Hope is here” nos provoca la mente, nos invita a seguir explorando. Salimos al jardín y paseamos entre las descuidadas plantas hasta que la canción “Violent violet” nos deje con la duda de la sospecha. Las ramas quedan quebradas son sus compases. De vuelta a la casa, entramos en la cocina y con “Bloody basin”, un tazón manchado de sangre hace volar nuestra imaginación con imágenes llenas de tristeza, sufrimiento y violencia. Una violencia que gritaba desamparo. Es mejor que nos vayamos de allí, nada bueno nos puede traer el intentar esclarecer esos dramáticos sucesos pasados.

Con la canción “The long drive”, pasamos por pasillos que no tienen fin. Nuestra angustia crece al no encontrar una salida. Nada de lo que vemos nos parece guiar hacia una puerta que creíamos saber donde estaba. El Sol empieza a ocultarse, y su luz se va despidiendo de nosotros lentamente. La noche se hace dueña y señora de la casa. Con “This is the end”, dejamos de andar. Estamos perdidos. Nuestro espíritu ya nunca abandonará esta casa olvidada.

Lycia es uno de los placeres musicales que más me gusta disfrutar relajadamente. Indiscutiblemente… ¡¡¡disfrútenlo!!!

Lux_Atman

Artículo Nº: 223
.

No hay comentarios: