viernes, octubre 19, 2007

“LA PRINCESA PROMETIDA”, WILLIAM GOLDMAN.

Publicado por : EDICIONES MARTÍNEZ ROCA
ISBN : 84-270-2424-X Edición : 2000

“De cómo el destino a través del amor verdadero puede dar la completa felicidad y a su vez arrebatarla con la mayor crueldad.”

La vida no es justa, ni nunca podrá serlo.

Cuando leemos un cuento o una novela, seguimos adelante porque sabemos que aunque todo se complique, aunque nuestro personaje favorito se encuentre en un callejón sin salida, siempre conseguirá salir airoso y todo se solucionará. Porque al menos en la ficción tenemos una pequeña esperanza, la esperanza de que el autor utilice algún tipo de justicia para permitirnos seguir soñando con el final feliz.

No puedo decir que en estas hojas que hoy me ocupan se haga justicia. Hay todo un mundo de personajes, lugares y circunstancias que dificultan la tranquilidad y enganchan a continuar leyendo para conocer, lo antes posible, qué nuevos desafíos y problemas nos esperan en cada capítulo.

El amor es dolor, como así se demostrará, y la decisión más dolorosa que puedo destacar es la de no volver a amar jamás. A partir de entonces todo empieza a girar alrededor de hombres enmascarados, heridas auto inflingidas por una causa que expira por si misma; rimas envolviendo la fuerza bruta y juramentos paternales repetidos sin descanso hasta la saciedad. Traiciones, trampas, enfrentamientos, cobardía y honor; todo aderezado con una sátira muy especial. Tomemos, como un descanso en el camino, las pequeñas historias paralelas que nos presentan: miserias humanas, o piratas temibles extendiendo el miedo con solo pronunciar sus nombres, y muchas otras acciones y personajes que se esconden dentro de este libro.

En el mundo acuático de esta novela, la sinceridad y el valor fluyen entre impacientes tiburones y barcos invencibles. Y en su mundo terrestre, la fuerza, la inteligencia y la perseverancia, hacen de la persecución el camino cuya meta ansiamos con alcanzar. Los lugares especiales tampoco pasarán desapercibidos. Acantilados desde donde la locura se perdió en su profundidad, o el pantano aguardando silencioso al visitante forzado a adentrarse en él. Pero yo me quedo con una particular visión de lo que podría ser una bajada a los infiernos, que cuanto más te adentras en él, más horrores descubres en su interior. Una mecánica creación que se nos mostrará después de estos subterráneos, al ser obra de una mente humana, más maligna y sádica que lo que muchos se esfuerzan por evitar reconocer.

¿Crees que la vida es justa? Yo no, pero al menos la ilusión y la fantasía me ayudan a sobrellevarla mejor.

Atenea

Artículo Nº: 231
.

No hay comentarios:

More Visited: