martes, agosto 21, 2007

“LA CARNE, LA MUERTE Y EL DIABLO EN LA LITERATURA ROMÁNTICA”, MARIO PRAZ.

Sigue Lux Atenea Webzine y Lux Atenea News en FACEBOOK.

Desde el año 1999 difundiendo la cultura literaria más selecta (Clásica, Medieval, Romanticismo, Decadentismo, Simbolismo, Surrealismo, Ciencia-Ficción, Misterio y Terror, Esoterismo, Mística, Religión, Filosofía, Poesía, Historia, Ciencia, Arte, Sociología, Tecnología, Empresa…) a través de la REVISTA CULTURAL ATIS&NYD (1999 - 2002), SHADOW’s GARDEN WEBZINE, OUROBOROS WEBZINE y LUX ATENEA WEBZINE (desde 2006 hasta la actualidad).


Publicado por: ACANTILADO
ISBN: 84-930657-5-7
Edición: 1999

”Llamo clásico a lo sano, y romántico a lo enfermo.” Goethe

Hablar de “La Carne, la Muerte y el Diablo en la Literatura Romántica” es hablar del libro más importante que se haya escrito nunca sobre esta etapa literaria brillante e incomparable nacida en el siglo XIX, y que evolucionó conceptualmente desde el Romanticismo espiritual unido al Ideal hasta el siniestro Decadentismo fuertemente enlazado con la degradación de lo carnal y lo material. Es verdad que, desde entonces, se han publicado algunos magníficos ensayos donde se ha analizado esta era cultural con sumo acierto pero, en algunos casos, esos libros finalmente también se han convertido en un conglomerado de datos y fechas a través de los cuales no se ha conseguido traspasar los verdaderos márgenes culturales marcados por estos escritores decimonónicos tan ilustres cuyas luces y sombras continúan proyectándose en este siglo XXI. Nada que ver con el excelso nivel informativo y descriptivo alcanzado por el escritor italiano Mario Praz en este ensayo, publicado en el año 1930, donde verdaderamente los bibliófilos lectores de Lux Atenea Webzine podrán encontrar un eje conceptual y profundo a través del cual poder entender el cambio tan radical que sufriría el celestial espíritu romántico inicial hasta llegar a la degradante esencia decadentista. ¿Cuál es este eje? Según el grandioso autor de este ensayo, es el erotismo, y su componente pasional y carnal, el que marcará y definirá completamente esa evolución radical en el trasfondo del mensaje literario. De lo pasional como manifestación sobre la tierra de la pureza espiritual, empírea y paradisíaca del Amor Universal difundido por Dios, esa idílica pasión reflejada en la literatura de principios del siglo XIX irá reconfigurándose con el paso del tiempo en una tenebrosa patología, en una enfermedad, en una degeneración mental y física, quedando despojada esa misma pasión de toda luz salvífica hasta quedar firme e inexorablemente confinada dentro de las fronteras de la degradación por su ruptura absoluta con cualquier indicio de moralidad o de ética, hasta consolidarse en un acto denigrante cuyo siniestro sentido es la propia humillación interior y la pérdida del sentido de la existencia. De ahí su densidad, su aferramiento a lo carnal, en una atmósfera humana opaca por el denso y embriagador perfume mental y psicológico que emana del spleen existencial tan característico en el Decadentismo.

“El símbolo es la alegoría orgánica e interior; hunde sus raíces en las tinieblas.” Maeterlinck

Mientras los artistas del Romanticismo primigenio buscan la armonía, el equilibrio con la Madre Naturaleza y la unión con Dios, los artistas del Decadentismo buscarán ante todo reflejar en sus obras la insaciable satisfacción del propio Ego, la separación del ser humano de la Naturaleza (de ahí su componente urbano), y la unión del individuo con un dios obscuro que represente y satisfaga únicamente sus apetencias materiales y carnales, de ahí que los decadentistas encuentren en la figura del Diablo esa vía metafísica de aprendizaje del mundo real en el que viven. Una evolución literaria extrema en sus planteamientos, en sus motivaciones, en sus inspiraciones, configurándose en su conjunto global una excelsa visión artística de lo pasional como representación literaria de esas dos caras del espejo del alma humana.

“Un poeta debe conocer las estrellas, y conocer el fango bajo sus pies.” Clough

“La Carne, la Muerte y el Diablo en la Literatura Romántica” es un libro incomparable, inigualable y, además, tan magníficamente escrito que no es necesario que el lector sea ni un entendido ni un experto en esta temática para poder disfrutar de su atrayente contenido cultural. Y es que Mario Praz poseía un don muy especial dentro del campo didáctico gracias al cual, la lectura de estas casi mil páginas se siente como un corto e interesante viaje a través del espíritu literario que marcó al siglo XIX hasta quedar subrayado en la Historia Cultural Europea. El buen sabor de boca que te queda al final del libro, estoy seguro que llevará a los bibliófilos lectores de este medio de información cultural underground a futuras relecturas por el mero placer de volver a experimentarlo, transformando la recomendación de esta mítica obra en un merecido tributo a la excelencia mostrada por su autor.

“La Vida es como un gran violín que solloza…” Samain

Entrar ahora en una sucesión de nombres, libros, fragmentos, fechas… en esta ocasión queda fuera de lugar. Incluso, puede llegar a desanimar a algún que otro lector al dar una imagen fría y calculadora de esta recomendación literaria si no le llegara suficientemente nítida y clara. Por este motivo, prefiero animar a los lectores de este medio de información cultural digital a acercarse a su librería más cercana y, tras coger con sus manos un ejemplar de esta obra, pasar a hojearla, a abrir aleatóriamente sus páginas, a leer algún que otro párrafo o algunas frases… y podrán comprobar con sus propios ojos la extraordinaria calidad de este magnífico escritor a la hora de escribir e informarnos, a la hora de hablarnos y enseñarnos usando la magia de las palabras. Y, como no podía ser de otra forma, mi invitación a la compra de este libro es rotunda e incuestionable ya sea para poder informarse en profundidad sobre esta era literaria tan pasional, como para dar una capa más de barniz cultural a su biblioteca personal más selecta. Además, “La Carne, la Muerte y el Diablo en la Literatura Romántica” les incitará a la compra de otras obras literarias mencionadas en estas páginas por su relevancia en este periodo histórico, por lo que su efecto cultural será vibrantemente expansivo por su propia naturaleza como ensayo.

“La belleza se alía siempre con la decadencia y la Muerte.” Pater

“La Carne, la Muerte y el Diablo en la Literatura Romántica”. Decir que este libro es imprescindible sería quedarme muy corto en mi análisis. No acostumbro a marcar en negrita las frases en mis artículos pero, en esta ocasión, está más que justificada. A todos mis familiares, amistades y personas conocidas a los que les he aconsejado su compra y lectura, mayoritariamente han quedado más que sorprendidas y asombradas por su calidad literaria y por su interesante temática porque un buen libro siempre será eso mismo… Un Buen Libro. A nivel personal, si la lectura de esta reseña consigue que aumente el número de lectores de esta mítica obra, o si la lectura de este libro provoca un incremento de los artículos o de las reseñas publicadas en Internet sobre los escritores románticos y/o decadentistas, esta relectura y análisis de “La Carne, la Muerte y el Diablo en la Literatura Romántica” habrá merecido la pena por su valor informativo. ¡¡¡Disfrútenlo!!!

“La mujer está sedienta de misterio, de imposibles, de tiniebla…” Mario Praz

Félix V. Díaz
RESEÑA Nº: 207
En Lux Atenea Webzine solamente escribo y publico reseñas sobre ediciones originales que he comprado, o recibido como promocional.

Otras reseñas recomendadas:
PERCY BYSSHE SHELLEY “ST. IRVYNE O EL ROSACRUZ”.
PERCY BYSSHE SHELLEY “NO DESPERTÉIS A LA SERPIENTE”.
PERCY BYSSHE SHELLEY "PROMETEO LIBERADO".
ENRIQUE CORNELIO AGRIPPA “NUMEROLOGÍA OCULTA”.
JOHN MILTON “EL PARAÍSO PERDIDO”.
JOHN MILTON “EL PARAÍSO PERDIDO” ILUSTRADO POR GUSTAVE DORÉ.
“LA DIVINA COMEDIA”, DANTE ALIGHIERI (ESPECIAL INFIERNO).
“LA DIVINA COMEDIA”, WILLIAM BLAKE.

.

No hay comentarios:

More Visited: