miércoles, febrero 21, 2007

WILLIAM SHAKESPEARE “ANTONIO Y CLEOPATRA”.

Sigue Lux Atenea Webzine y Lux Atenea News en FACEBOOK.

Desde el año 1999 difundiendo la cultura literaria más selecta (Clásica, Medieval, Romanticismo, Decadentismo, Simbolismo, Surrealismo, Ciencia-Ficción, Misterio y Terror, Esoterismo, Mística, Religión, Filosofía, Poesía, Historia, Ciencia, Arte, Sociología, Tecnología, Empresa…) a través de la REVISTA CULTURAL ATIS&NYD (1999 - 2002), SHADOW’s GARDEN WEBZINE, OUROBOROS WEBZINE y LUX ATENEA WEBZINE (desde 2006 hasta la actualidad).


WILLIAM SHAKESPEARE, OBRAS COMPLETAS V.

Publicado por : RBA
ISBN : 84-473-2931-3
Edición : 2003

“Cuando el valor usurpa la razón, se traga la espada con que combate.”

Este magno libro no nos habla de pasiones desatadas, en contra de lo que pueda parecer, sino de rivalidades y engaños. Tras su atenta lectura y análisis, “Antonio y Cleopatra” se erige como una de las obras más complejas y atrayentes entre todas las escritas por el maestro de la literatura inglesa William Shakespeare (1564 - 1616). Viajar a otra época a través de sus páginas es todo un placer, dando vida a sus personajes en nuestra imaginación e incluso pudiendo ver salir estas inolvidables palabras de sus labios que llevará a los bibliófilos lectores de Lux Atenea Webzine a sentir y disfrutar este libro de una forma muy especial porque, en esta obra, Shakespeare supo cómo introducir al lector en su trama, en cada escena, sabiendo cómo hacer real (y casi tangible) esta trágica historia.

“Discutir con demasiado calor por una disidencia sin importancia es igual que cometer una muerte para curar unas heridas.”

Artísticamente, sin duda alguna esta obra navega sobre el mar de la crítica y sobre las olas de la moralidad bajo las nubes de la ética, impulsándose con el vigoroso viento de la ambición. En el extraordinario libro “Antonio y Cleopatra”, la presencia de la ética y de la moral es omnipresente con el juicio de unos sobre los otros latiendo de manera constante, e incluso con un protagonismo incesantemente cruel porque los intereses de cada uno de ellos está en juego en un intercambio de juicios donde es complicado delimitar quién estará libre de culpa. Tan solo uno ha escapado irresponsablemente de esta mesa de poder: Marco Antonio. Atrapado en las seductoras redes de la pasión, solamente desea alimentarse con ese fruto tan placentero de forma tan irracional como la esencia de la propia pasión, por lo cual, Marco Antonio también acabará siendo culpable no por ser materialmente ambicioso, sino por no saber hacer valer y respetar el importantísimo cargo que detenta, deshonrándolo muy gravemente con su irresponsable comportamiento. En esta historia, la realidad es que el Imperio Romano está en manos de Marco Antonio, Marco Antonio está en manos de Cleopatra, y Roma no quiere estar dominada por una extranjera que no respeta las leyes sociales sobre las cuales que se sostiene el imperio.

“Mientras no pasa por nosotros un soplo vivificador, no producimos más que espinas.”

Cleopatra conoce muy bien el poder que ejerce sobre Marco Antonio. Sabe que ella despierta la más irresistible pasión en Marco Antonio y se aprovecha de este factor de dominio para llevar sus intereses personales, y los de Egipto, hacia el lado que considera más benigno y provechoso. Pero, con tantos cambios de parecer que muestra, sus castillos en el aire acabarán viniéndose abajo, arrojándola irremediablemente al sacrificio ritual de su vida en un acto que ha quedado grabado en la Historia de la Humanidad. Y es que Cleopatra, jugando con la ambigüedad de forma interesada e intencionada, no duda en mover de forma magistral los pocos peones que le quedan dentro el tablero político y, ante la inevitable derrota, antes de ver su reino caer en las ambiciosas e implacables manos de Roma, opta por el suicidio como dramático acto que permita salvar la honra de todos los egipcios porque sabe que la humillación en público que le espera, será simbólicamente la humillación de su propio pueblo. Por este motivo, su suicidio se convierte en un ejemplo de orgullo, y de belleza inmortal y perenne teñida de negro representada en una épica ejecución que será inmemorial hasta el final de los tiempos. En el fondo, en esta obra Cleopatra no dejará de seducirles hasta en la hora de abrir sus brazos a la muerte.

“La paciencia es estúpida y la impaciencia buena para un perro rabioso. En estas condiciones, ¿es pecar arrojarse a la secreta mansión de la muerte antes que la muerte ose cogernos?”

En cambio, Marco Antonio es un ser cuya racionalidad ha dejado de tener importancia en su vida, y su pasión desmedida y sin control provocará que su destino sea aciago y fugaz, pese al gran poder que tiene. Marco Antonio ve en Cleopatra esa llave que le trasportará a lo infinito, a lo trascendente, y quiere que ella se lo ofrezca deseosa y voluntariamente porque Marco Antonio ya no anhela la grandeza material, ya no le fascina tener el poder absoluto en lo terrenal. Piensa que todo ello no ha hecho más que convertir su vida en un completo y desesperanzado vacío, pese a tenerlo todo. En realidad, Marco Antonio quiere ser César en el reino de las sensaciones para así poder alcanzar la inmortalidad. Con todo ello, Marco Antonio tiene el suficiente valor para rechazar lo social frente a lo personal, antepone su existencia y su vida como individuo a su privilegiada posición social, prefiriendo entregarse a un presente intenso e incierto que a un futuro seguro y estable. Pero, tras la atenta lectura y análisis de esta obra, personalmente observo en Marco Antonio actitudes propias de un cobarde y el comportamiento inconfundible de un traidor al dejar a su suerte a su fiel ejército en la crítica y decisiva batalla de Accio (2 de septiembre del año 31 a. C.). Un acto ignominioso que mancha y devalúa cada una de las cualidades humanas que hasta entonces presentaba en estas páginas, porque es indefendible y absolutamente reprobable esa actitud de desprecio al mundo y a quienes le encumbraron y le dieron todo. “Antonio y Cleopatra”, una excelsa obra literaria que nos habla del ser humano, de sus irresponsabilidades, de sus comportamientos variables, de sus intereses fugaces, y de sus caprichos y veleidades. ¡¡¡Disfrútenlo!!!

“¡Pero los dioses nos hacen cometer faltas para rebajarnos al estado de hombres!”

Félix V. Díaz
RESEÑA Nº: 186
En Lux Atenea Webzine solamente escribo y publico reseñas sobre ediciones originales que he comprado, o recibido como promocional.

Otras reseñas recomendadas:
A “”.
A “”.
A “”.
A “”.

.

No hay comentarios:

More Visited: