martes, febrero 20, 2007

WILLIAM SHAKESPEARE “LAS ALEGRES COMADRES DE WINDSOR”.

Sigue Lux Atenea Webzine y Lux Atenea News en FACEBOOK.

Desde el año 1999 difundiendo la cultura literaria más selecta (Clásica, Medieval, Romanticismo, Decadentismo, Simbolismo, Surrealismo, Ciencia-Ficción, Misterio y Terror, Esoterismo, Mística, Religión, Filosofía, Poesía, Historia, Ciencia, Arte, Sociología, Tecnología, Empresa…) a través de la REVISTA CULTURAL ATIS&NYD (1999 - 2002), SHADOW’s GARDEN WEBZINE, OUROBOROS WEBZINE y LUX ATENEA WEBZINE (desde 2006 hasta la actualidad).


WILLIAM SHAKESPEARE, OBRAS COMPLETAS IV.

Publicado por : RBA
ISBN : 84-473-2938-0
Edición : 2003

“Más vale tres horas demasiado pronto que un minuto más tarde.”

“Las Alegres Comadres de Windsor” es una de las comedias más famosas del maestro de la literatura inglesa William Shakespeare (1564 - 1616), siendo una obra de teatro escrita más para ser representada con la intención de que el pueblo llano y burgués lo disfrutara, que orientada a un público aristocrático mucho más serio. Con un trasfondo ético y moral incuestionable, en esta atrayente historia se hace hincapié en la victoria de la Virtud frente a la falta de honradez, o en el triunfo de lo casto frente a lo lujurioso. Bromas, mascaradas, subterfugios y venganzas dan mayor consistencia y solidez a esta trama alegre y divertida basada en el conocido tema del cazador cazado, siendo Falstaff el personaje central de esta obra por sus constantes intrigas en busca de dinero que desea obtener a través de la consolidación de un matrimonio de interés. En Falstaff, William Shakespeare representó fielmente al típico “carroza” gordo, lujurioso, descarado y mentiroso, que siempre está dispuesto al escarceo sexual sin poner jamás en práctica el mágico arte de la seducción. Los bibliófilos lectores de Lux Atenea Webzine también comprobarán cómo no respeta ni estatus ni compromiso alguno porque, para Falstaff, la mujer casada es promiscua e infiel por naturaleza, y cree que siempre se encuentra a la espera de que se le presente una oportunidad para lanzarse de lleno al placer carnal. Curiosamente, ironías de la vida, en esta historia precisamente será un grupo de mujeres casadas las que le terminen dando una lección que no olvidará nunca. Debido al arrogante comportamiento que muestra hacia ellas, tachándolas incluso de incorregibles corruptas, una de las contundentes respuestas que recibirá a tales actitudes será comprobar cómo su bolsillo, que tan cómodamente esperaba llenar de dinero, queda más vacío de lo que se hubiera podido imaginar. Falstaff sentirá la furia de la venganza femenina en sus carnes tras haberse atrevido a poner en duda la fidelidad conyugal, además de padecer otros sucesos cargados de comicidad a lo largo de esta obra como, por ejemplo, ser apaleado en una gran canasta de ropa, ser arrojado a las frías aguas del río Támesis, además de ser pinchado, quemado... Pero no todo en este libro se centra en la figura de Falstaff. Otros personajes de “Las Alegres Comadres de Windsor” son variados y muy divertidos como, por ejemplo, Slender, que es cómico, vanidoso y un tanto lamentable; Fenton, siempre con sus bolsillos sin un penique; Ana Page, moviéndose con agilidad entre sus tres pretendientes, Slender, Cayo y Fenton. Vivaces personajes que dan vida y alma a esta magnífica obra teatral, destacando muy especialmente en esta ingeniosa trama llena de chispa y de efervescencia constante.

“¡Un hombre minado por la edad, próximo a entrar en descomposición, y ocurrírsele hacer de joven calavera!”

En esta obra, William Shakespeare también hace mención a la mítica figura de Acteón, estableciendo un paralelismo simbólico entre este personaje mitológico y la figura del cornudo latente en su época, para resaltar la actitud y el destino de este cazador que al final acaba siendo cazado. En la mitología, Acteón fue un cazador que, participando en una batida, tuvo oportunidad de ver a la bella y casta diosa Diana (Artemisa en la mitología griega) bañándose desnuda en ese bosque. Ésta, viendo como su intimidad era transgredida, acto seguido convirtió a Acteón en un ciervo. Un suceso que terminaría acabando con la vida de Acteón al ser matado por sus propios perros de caza tras confundirlo con una presa. Pero, en “Las Alegres Comadres de Windsor”, el nexo de unión entre Falstaff y Acteón se establece a través de la moral, quedando Falstaff en un constante fuera de juego en esta historia por culpa de sus inmorales actos. “Las Alegres Comadres de Windsor”, una extraordinaria comedia destinada a ser representada en un escenario teatral, y cuya ágil y divertida trama les garantizará más de una sonrisa. ¡¡¡Disfrútenlo!!!

“¡Oh, poderoso amor que a veces haces de una bestia un hombre, y otras asimismo de un hombre una bestia!”

Félix V. Díaz
RESEÑA Nº: 185
En Lux Atenea Webzine solamente escribo y publico reseñas sobre ediciones originales que he comprado, o recibido como promocional.

Otras reseñas recomendadas:
A “”.
A “”.
A “”.
A “”.

.

No hay comentarios: