domingo, febrero 18, 2007

FRANZ KAFKA “PREPARATIVOS PARA UNA BODA EN EL CAMPO” (perteneciente al TOMO 1)

FRANZ KAFKA, OBRAS COMPLETAS II.

Publicado por : Edicomunicación, S.A.
ISBN : 84-7672-152-8 Edición : 1999

En la obra “Preparativos Para Una Boda En El Campo”, Kafka se explaya con las pinceladas del reflejo, con la visión del personaje, y son precisamente esos reflejos las pistas que el escritor nos ofrece para comprender un poquito más sobre la psicología del protagonista, Raban, una persona completamente exhausta, incapacitada para poder subir los peldaños de lo sagrado, de lo divino. Un cansancio que le suelda a lo terrenal hasta el final de sus días.

El personaje principal de la obra se deja arrastrar por los acontecimientos. No opone resistencia pese al no convencimiento de las bondades que supuestamente le esperan. Confía que los sorprendentes giros del destino y su no acción, alejarán de su senda a aquellos que le obstaculizan, a aquellos que ponen piedras delante de las ruedas de su existencia. Incapaz de mover un dedo para salir de la dinámica que lo empuja hacia donde no desea llegar, se siente interiormente como un insecto, como un ser inferior bailado por las circunstancias a las que no combate. Los momentos en los que permanece tumbado en la cama dan vida a la imaginación de unos actos que jamás se verán realizados en su vida. Solamente en el mundo de los sueños es capaz de abrir los brazos al mundo y sentir la fuerza de su interior extendiéndose alrededor suyo.

Para Raban, toda situación incómoda es susceptible de ser echada a un lado mediante el uso de la excusa. Porque ve en la excusa la perfección de su inactividad convertida en acto, o sea, en el medio ideal para hacer del acto el no acto. La excusa le aparta de la responsabilidad de ser él mismo, y conoce muy bien que una buena excusa es el mejor método para seguir siendo aquel que sigue siendo incapaz de ser quien verdaderamente es. Por este motivo, ve en su futuro hogar ese lugar de retiro donde todo lo que le pueda incomodar queda alejado por el vacío de la distancia. A Raban, el mundo social le resulta áspero. Es un rol que le pone de cara al espejo, y él prefiere vivir con los espejos dados la vuelta.

Las tres claves de Raban.

Raban es maniático, con manías fruto de la contención originada por su Yo para emparedar sus miedos. Raban se muerde a sí mismo tratando de destruir la barrera que bloquea su verdadero ser, pero todo queda reducido a eso, a una manía incontrolable que se desata cuando la presión busca una vía de escape.

Raban va a casarse, pero desconoce la mirada de la belleza. Camina hacia su boda pero sin haber sido su corazón traspasado por la pasión, y cualquier mención que exalte el amor, es absorbido por su Yo y transformado en un intento de comprensión a través de la pregunta. Porque Raban no tiene ojos para amar, no tiene la armonía interior necesaria para admirar los múltiples reflejos que el amor nos ofrece.

Raban es un gran observador. Analiza todo a su alrededor, pero esos mensajes recibidos quedan bien guardados en su interior, lastrados por el peso de su falta de coraje. La falta de coraje le lleva a renunciar de todo lo que le haría ser más expansivo, más honesto con las profundidades de su interior, pero tan solo se muestra plenamente expansivo en la lectura. Los libros se convierten en su campo de vida, en el mundo donde crecer y dar sentido a su existencia. Por eso sitúa la lectura en lo más alto de su prioridades, en la cumbre de aquello a lo que nunca renunciaría.

“Preparativos Para Una Boda En El Campo”, el viaje del hombre arrastrado por la corriente en el río de la vida. Disfrútenlo.

Lux_Atman

Artículo Nº: 184
.

No hay comentarios:

More Visited: