jueves, febrero 08, 2007

EUGENIO MONTALE “DIARIO PÓSTUMO. 66 poemas y otros”.

Publicado por : Ediciones de la Rosa Cúbica
ISBN : 84-88927-10-X Edición : 1999

Esta edición del “Diario Póstumo” de Eugenio Montale no es otra cosa que un merecidísimo y acertado homenaje a este grandioso poeta italiano. Galardonado con un premio Nóbel en 1975, Eugenio Montale es uno de los poetas del siglo XX más destacados e iluminados, teniendo el honorífico privilegio de ser el creador del puente cultural poético que une la poesía del siglo xx con la del nuevo milenio.

Nacido el 12 de octubre de 1896 en la ciudad italiana de Génova, falleció en Milán el 12 de octubre de 1981 pero algunos años antes de su muerte, sintiendo cercana la acción de la Parca Átropos sobre el hilo de su vida, entre los años 1969 y 1979 escribió una serie de poemas inspirados en sus sentimientos, pensamientos e inquietudes, los cuales forman en su conjunto el presente libro. Montale eligió como albacea de su legado post mórtem a Annalisa Cima, que aún siendo más joven que él, pasó a ocupar en el corazón del poeta parte del espacio sentimental de la realidad viviente dejada por su difunta esposa, fallecida recientemente. Durante esos diez años, Montale escribió sesenta y seis poemas, distribuyéndolos en once sobres. Diez sobres con seis poemas y otro sobre con los seis poemas restantes y con la particularidad de contener en su interior otro sobre con dieciocho poemas más, siendo la publicación de estos últimos, la especial razón de ser de esta edición. En total, nos encontramos con ochenta y cuatro poemas póstumos. Todos estos sobres fueron enviados a Annalisa, y tras la muerte del poeta, estos quedaron reunidos en la obra “Diario Póstumo”.

Lo que sí hay que tener en cuenta a la hora de analizar este libro, es la peculiar característica de la ausencia de un nexo común entre los poemas, o eje de unión y sentido integrador. Son poemas sueltos e independientes reunidos bajo un común denominador basado en el acto de aglutinar y reunir los últimos poemas escritos por el poeta.

Los Poemas Póstumos.

Los “poemas póstumos” de Eugenio Montale reflejan los pensamientos que invaden al poeta en su consciencia ante el advenimiento de su final. En estos versos, Montale nos habla sobre la reflexión, sobre el paso del tiempo, sobre la juventud, sobre la amistad, sobre su ideal cultural social, sobre el presente turbio, sobre el pensamiento satírico, y sobre lo que para mí, es abordar un tema crucial, sucio y escabroso: su visceral rechazo a los poetas que escriben críticas sobre otros poetas. Trasladen este concepto a nuestra pura realidad informativa y sustituyendo algunas palabras en la frase, se encontrarán cara a cara con uno de los mayores cánceres que pueblan algunos medios “de información cultural” y sus personajes convertidos en vulgares cambistas cuyo trueque se realiza entre su narcisismo cutre y pobre con una serie de “críticas culturales”, fiel reflejo de su propia incultura y de un afán de protagonismo ilógico y sin sentido. Una cosa es el continente y otra el contenido, aunque muchas veces los crédulos puedan confundirlos.

Montale en su devenir creador, sitúa su poesía en las fronteras de la prosa, reflejando en ella la poderosa tragedia que vive el hombre actual. Nos habla de la profunda soledad que envuelve y cubre al creador (y en este caso en particular, al poeta). También nos lanza un profundo y sólido mensaje basado en la creencia que la única e insumergible tabla de salvación que posee el creador para soportar las innumerables dificultades, originadas en sus andanzas por caminos no transitados, es su pensamiento crítico. Todo esto lo sustenta en la supremacía de la experiencia interior frente al éxito material fugaz, vacío e inútil. Enigmática y reflexiva es la pregunta lanzada por Montale al mundo en su discurso en la ceremonia de entrega del premio Nóbel:

“¿Por qué ahora, más que nunca, el hombre civilizado ha llegado a sentir horror de sí mismo?”.

Aunque nunca quisiera terminar un artículo escrito sobre cualquier obra de Eugenio Montale, mi realidad es solemne. Qué se puede opinar, escribir y decir sobre un poeta cuyo eje de valores es la música, la cual es elegantemente reflejada y percibida en la aterciopelada sonoridad de sus versos. La genialidad envuelve el mágico acto de unir la armonía de la música con la hipnótica lectura de una excepcional y bella poesía. Finalizando este artículo, quisiera resaltar la excelente traducción realizada, una traducción calibrada lingüísticamente y precisa en el traslado de la esencia del mensaje enviado por Montale al mundo. Disfrútenlo.

Lux_Atman

Artículo Nº: 178
.

No hay comentarios: