martes, febrero 27, 2007

CHRIS RODLEY “DAVID LYNCH POR DAVID LYNCH” (Semana del Cine 2007 1ª EDICIÓN)

Publicado por: Alba Editorial, S.L.
ISBN: 84-89846-41-3
Edición: 2001

Para mí, la obra cinematográfica de David Lynch es pura pasión. Como se puede comprobar en mi perfil detallado en LUX ATENEA, entre todas las películas que he tenido oportunidad de ver hasta la fecha, la película que más me ha gustado con diferencia (porque quién sabe qué futura sorpresa cinematográfica nos puede deparar el destino) y a la que nunca renunciaría es “Lost Highway”, o “Carretera Perdida” en su título traducido al español. “Carretera Perdida”, la única película que he visto cinco veces en una sala de cine tras su estreno (ya que tanto en vídeo como actualmente en DVD, el número de visionados supera ampliamente esa cantidad). Por lo tanto, en una semana en la que se inaugura la primera Semana del Cine en LUX ATENEA LIBROS, su director, David Lynch, irremediablemente tenía que ser el siguiente en la lista a comentar tras EL ACTOR, el más grande actor de todos los tiempos, Marlon Brando.

Indiscutiblemente, querer hablar de David Lynch en un artículo de estas características es poco menos que intentar introducir un elefante en una botella de vino, y por este motivo, creo más conveniente tratar de hablar de parte de su interesantísima perspectiva convertida en películas, que narrar una serie de datos de su vida, información que es fácilmente asequible tanto en la Red como en los diferentes libros publicados sobre su persona. Por lo tanto, hablemos de Lynch, de su perspectiva, de su psicología, de su visión tan particular de la vida, o mejor dicho, del oscuro movimiento de la vida.

Miedo e inquietud.

Los sentimientos. Los sueños difícilmente transformables en palabras sin perder la sensación. Pero Lynch no es un mago de los sueños. Lynch es un alquimista que transforma pesadillas en imágenes, pero en vez de alejar al espectador de estas pesadillas y convertirlo simplemente en un ojo que todo lo ve, Lynch decide no coger ese camino para fascinar. Lynch prefiere crear una pesadilla que atraviese nuestros ojos y se instale en su nueva morada, nuestro cerebro. Y curiosamente, pese a tratar de crear esa red neuronal en donde dar vida a ese mensaje, Lynch se aleja del racionalismo y la lógica, dejándolos a un lado y sustituyéndolos por el poderoso influjo del instinto y la irracionalidad inconsciente. Dos poderosos lenguajes cuyas claves se encuentran en las profundidades de cada uno de nosotros desde tiempo inmemorial. Ese precisamente es el mundo de Lynch, el mundo de lo oculto, de lo que se esconde, de lo bipolar, de lo que cobra sentido solamente a través de la raíz del inexplicable sentimiento humano convertido en acto. Porque cuando ves una película de Lynch, sus imágenes traspasan los poros del espectador para cautivarlo, para desnudarlo, o en su extremo opuesto, para convertir a ese espectador en un ser en desbandada con solo mencionar su nombre.

De esta manera, para aquellos amantes de la psicología visual de Lynch, “Lynch por Lynch” se convierte en un libro esencial y fundamental para tratar de hacerse una idea (algo remota eso sí porque Lynch es bastante complejo) de los pensamientos, inquietudes e ideas que llevan a una persona como él a realizar los proyectos que hasta ahora, ha llevado a cabo. “Lynch por Lynch” es un documento extraordinario en vista al escaso interés mostrado por el director a la hora de relacionarse con los medios de comunicación, y muy especialmente, con la prensa escrita. En cambio, en este libro comprobarán como Lynch se explaya en aquello que lo mantiene en alerta, en aquello que reclama su atención, en aquello que prende su genio interior y lo hace lanzarse a la consecución de una obra artística. ¿Y qué es todo aquello? Eso lo dejo de nuevo en manos de la lectura de estas páginas, de esta puertecita que Lynch ha dejado aposta medio abierta y que nos conduce a su interior. Disfrútenlo.

Lux_Atman

Artículo Nº: 190
.

No hay comentarios: