martes, enero 16, 2007

TRAJEDESALIVA “MIMA BLANCA”.

Publicado por : Margen, (MARGENREC1103/3), 2003
Edición comentada : CD Digipack

Composición dividida en diez partes.

Obra recibida gracias a la cortesía del grupo Trajedesaliva.

Trajedesaliva es sinónimo de vanguardia. Trajedesaliva es imaginación musical y desvelo. Son auténticos alquimistas instrumentales que elaboran en las probetas de su laboratorio novedosas mezclas musicales, cuyos efectos son sentimentalmente directos y penetrantes. La complejidad de sus letras es la que dará color a cada nuevo descubrimiento. Pero las emanaciones están cargadas de degradados óxidos metálicos, de ocultos gases que nos dejan sin oxígeno, de sales que secan nuestra piel y de hirientes ácidos que penetran hasta nuestros huesos.

Trajedesaliva es un grupo que si hubiera nacido en otros países como Alemania, Francia o Estados Unidos, serían considerados como bandera cultural.

Impresiones post-Audición :

Un envejecido acordeón y una triste trompeta empiezan a llorar desde los primeros compases de “Mima Blanca Parte I”, un llanto que tan solo se verá interrumpido por las notas de un enervado piano, el contrapunto en una mohosa atmósfera. Ecos desde la lejanía van poco a poco contaminando una tierra cuyos lentos segundos son marcados por una fría y seca percusión. “Mima Blanca Parte II” nos deja helados y casi sin aliento, y tras cruzar estas duras tierras de escarcha y hielo, la animosidad entra en nuestro cuerpo con “Mima Blanca Parte III”, un calor que más que reconfortarnos, nos hace pensar en los duros momentos vividos que aún no damos por vencidos. Los párpados de una trompeta tratarán de proteger nuestros ojos. Tras llegar a este punto, llegamos a la conclusión de que es lógica la división de este disco en partes nombradas simplemente por un número. Unos títulos que nos hubieran condicionado mentalmente más de lo debido, que nos hubieran quitado gran parte de la mágica imaginación que surge en nuestra mente cuando escuchamos música con clase.

“Mima Blanca Parte IV”, caos y frenética actividad, pero con una sensación de malestar que no nos abandonará hasta el final de esta composición. Si pensábamos que en cualquier otro estado estaríamos mejor, “Mima Blanca Parte V” nos demostrará que no. Un contundente martillo digno de la forja de Vulcano, nos castigará en una asfixiante niebla excelentemente reflejada con teclados y sintetizadores. Bruscamente, nuestra inquietud tratará de apaciguarse con el consuelo de una comprensiva trompeta en “Mima Blanca Parte VI”. ¿Es esto el descanso? más bien es entrar de lleno en la melancolía.

La luz aparece en “Mima Blanca Parte VII”, una luz mortecina entra por nuestra ventana, una luz anaranjada que no sabemos si proviene de una madrugada o un atardecer; una luz de esplendor o declive. “Mima Blanca Parte VIII” nos saca de cualquier duda al hacernos ver que todo es un perpetuo ciclo de desaliento. La sonrisa de un payaso de feria nos invita a subir a una noria cubierta de telas de araña y polvo. Cuando la noria empieza a moverse, muy lentamente, nos fijamos en un desangelado cartel cuyas letras nos dicen “Mima Blanca Parte IX”. Todo rechina, todo cruje, todo cae poco a poco, pero inexorablemente... Dentro del habitáculo, giramos el eje y comprobamos que de nuestros pies surge de nuevo el sonido de una trompeta que no nos abandonará hasta la muerte. En el lustroso metal tiene grabada una inscripción: “Mima Blanca Parte X”. ¿Crees que todo ha acabado?. Disfrútenlo.

Lux_Atman

Artículo Nº: 159
.

No hay comentarios:

More Visited: