domingo, enero 21, 2007

RAYMOND CHANDLER “EL SUEÑO ETERNO”.

Publicado por : EL PAÍS
ISBN : 84-96390-05-5 Edición : 2004

Hablar de un libro de Raymond Chandler es hablar del apestoso fango que se oculta tras el éxito, tras la coronación de la persona de referencia social. Chandler, escritor que destacó en su estilo literario como un experto desenmascarador. Como un buen cocinero sacando una a una las capas de una cebolla, así se desenvuelve Raymond Chandler narrando historias marcadas por lo que se ha de ocultar, y para ese trabajo de desvelo e intriga, su mente dio nacimiento a uno de los personajes de ficción de serie negra más famoso: el detective privado Philip Marlowe.

En “El sueño eterno”, el detective Philip Marlowe es contratado por un anciano millonario con el objetivo de aclarar una misteriosa desaparición. El anciano, inmóvil en una silla de ruedas y viendo próxima su muerte, quiere conocer la verdad sobre una fuga caracterizada por un sospechoso motivo y turbia justificación. En la casa donde reside, comparte su vida con sus dos hijas, un fiel criado y un servicial chofer. Pero su principal problema, a parte del caso de la desaparición, es la ajetreada y licenciosa vida seguida por sus dos hijas: Carmen y Vivian. Y con la entrada de Marlowe en la casa, esa vida ya no volverá a ser igual.

Como un águila volando alrededor de su presa, así se irá aproximando el detective Marlowe al objetivo principal de su investigación. Su acción es lenta, pausada pero segura. Los gestos de aquellos con los que habla se convierten en fieles indicadores del grado de acercamiento a la clave, a la resolución. Así, este libro es lento en su evolución, pero no por este motivo pierde en interés. Si lo que se busca es acción intrépida, “El sueño eterno” se encuentra en las Antípodas de esa experiencia, pero en cambio, esa agilidad narrativa es muy bien suplantada por una gran variedad de matices, por una precisa descripción en el detalle que, sin llegar a paralizar la escena o abusar en el número y extensión de las descripciones, ofrece al lector unas excelentes vías para poder imaginar el lugar en donde se están desarrollando los acontecimientos.

Otra de las genialidades narrativas que encontramos en la obra de este escritor es el juego de palabras que pone en boca de los personajes, juego en donde los dobles sentidos, el reto, y sobre todo, el uso de frases descriptivas redondeadas con inteligentes símiles, provocan en el lector ese reconocimiento de Raymond Chandler como escritor sensible a todo lo que le rodea. Una sensibilidad que conoce muy bien. Unas palabras que te obligan a volver a leerlas tras haber quedado la mente edulcorada con la ingeniosa comparación. La relectura de frases y párrafos se convierte en una constante fuente de placer literario mientras se van pasando las páginas de este libro.

“El sueño eterno”, una novela negra en donde el lector no sabe de quien sospechar, en donde el lector se encuentra atrapado en una curiosidad parcialmente satisfecha en la siguiente página hasta el final del libro. Disfrútenlo.

Lux_Atman

Artículo Nº: 164
.

No hay comentarios:

More Visited: