sábado, enero 27, 2007

JAMES STEPHENS “LA OLLA DE ORO”.


Publicado por : Siruela
ISBN : 84-7844-158-1 Edición : 1993

James Stephens, nacido en Dublín el día 2 de Febrero de 1882 (coincidencias de la vida, nació el mismo día que el genial escritor irlandés James Joyce), es considerado uno de los escritores irlandeses que más bellamente ha engalanado la cultura ancestral de Irlanda en la literatura. El folklore, las raíces celtas, la mitología, la teosofía, la cultura oriental, el espiritualismo y la sabiduría esotérica son los componentes básicos con los que James Stephens crea la base de su substancia literaria, la cual es delicadamente vertida sobre cada una de sus obras y cuyo único objetivo es el estimular el placer del exquisito lector sediento con la cultura del razonamiento humano. La obra de James Stephens es un amplio y variado muestrario del ánima salpicada por la espuma de las olas que rompen en los arrogantes acantilados de la isla Esmeralda, y el sentimiento profundo e intangible del ser que trata de aprender las esquivas leyes de la vida observando todo lo que le rodea en cada instante, en cada momento, en cada mensaje que florece ante la ciega presencia del dinámico mundo en el que se vive.

“La Olla De Oro” es una fábula en donde cada uno de los personajes es como un planeta dentro de una galaxia, cada uno con sus peculiaridades y modus vivendi que giran en torno a un Sol llamado Filosofía que, aunque no disponga de un aparente raciocinio y corporalidad humana, no se le puede negar su papel protagonista en esta trama mitológica. Aquel que no haya saboreado plácidamente de esta exquisita lectura, no sabe que atractivo y equilibrado plato literario está dejando pasar ante sus ojos. Frases sazonadas en su justa medida, palabras dispuestas en un orden que potencia su intrínseco poder hacia el hombre, vertebración de la fábula de forma elástica, y a su vez, sólida, que lleva rápidamente al lector a darse cuenta del mensaje existencialista en el que se está introduciendo, provocando en su erguido Ego, instintos de acaparamiento y asimilación de estos sabios mensajes que brotan del libro y que sólo seguirán apareciendo si se leen con atención la páginas que aun no conocen el color de nuestro iris.

Frases como “la ira es ceguera tanto mental como intuitiva”, “la venganza es la pasión más ruin que la vida conoce”, “no hay más sabiduría que mantenerse a salvo del hombre, porque si se te acerca ya verás como te pone en ridículo”, “la mentalidad sana debería registrar sus convicciones y no sus esfuerzos”,... cubren este libro con un abanico de tan bellos colores como flores en un valle idílico. Tal sensibilidad siempre nos es fiel indicadora de la calidad contenida en un escritor, pero con James Stephens, este indicador se queda corto en su margen de valores a medir.

El desborde del río de las joyas de la literatura siempre nos dejará tras su apaciguamiento, obras como esta en sus doradas orillas bañadas por el Sol. Dejo esta obra en su orilla. Espero que este presente se convierta en una sucesión de inolvidables momentos que hagan enriquecer aun más, el substrato de su persona. Disfrútenlo.

Lux_Atman

Artículo Nº: 170
.

No hay comentarios: