domingo, diciembre 24, 2006

“THE QUEENES GOOD NIGHT: Elizabethan music played upon Harp & Lute”.

Publicado por : SYMPHONIA, (SY02197), 2002
Edición comentada : CD

Anónimo “Callinoe” / Thomas Robinson “Passamezzo Galliard” / John Johnson “Dump in c” / Thomas Robinson “A plain song” / “Twenty ways upon the bells” / Anónimo “Robin” / John Johnson “The hunt´s cup” / John Dowland “Melancholy galliard” / Anónimo “Bergamasca” / John Johnson “Dump in F” / “The leaves be green” / Anónimo “An almain” / Richard Allison “spanish measures” / John Johnson “Rogero” / “Wakefield on a green” / Anónimo “Quadro Pavan” / “Galliard” / “Le rossignol” / John Dowland “ Sir John Smith” / John Johnson “Green garters” / Francis Pilkington & Marchant “Echo almain” / Anónimo “Conde Claros” / Thomas Robinson “The Queens good night”

Tres son los instrumentos musicales cuyos sonidos me atraen irremediablemente. Muy especialmente, la clave, y todas sus variantes, clavecín, clavicordio, clavicémbalo,...; el laúd, con sus notas medievales te transportas a otras perspectivas con las cuales ver la vida; el arpa, mágicas notas salen de las cuerdas de este instrumento (cuenta la leyenda que fue Hermes quien la inventó, usando el caparazón de una tortuga). Esto no significa que no me gusten otros instrumentos, o que no los aprecie, si no que al escuchar cualquiera de los instrumentos citados anteriormente, hay algo dentro de mí que se activa al hipnótico canto de sus notas. Me imagino que cada persona debe tener sus propios instrumentos musicales favoritos, y quien sabe que ocultos mensajes recibimos cuando cada uno de ellos nos habla. El mundo de la música se crea dentro de un orden matemático, y curiosamente, su mensaje nos aleja de los sentimientos racionales. Una paradoja de lo más extraña, pero real.

En este disco nos encontramos con una recopilación de composiciones creadas durante el reinado de Elisabeth Tudor (1558-1603), y James Stuard (1603-1625), periodo de gran esplendor y gloria en la cultura inglesa. Enrique VIII, padre de Elisabeth Tudor, ya destacó en su reinado por sus gustos musicales, estimulando las composiciones para arpa, instrumento por el que sentía una especial debilidad. En estas partituras para laúd y arpa, podemos encontrar un excelente reflejo de la vida social de la época en donde elegancia y distinción se mezclaban con lo tradicional.

Piezas para danza, para recitales,... para mecer a la reina hasta llevarla a un mundo de dulces sueños. “The Queenes good night” es un delicatessen musical para amantes del buen gusto y la finura en las notas musicales. Escuchar las obras incluidas en este disco de John Johnson, compositor y figura destacada en las composiciones para laúd de ésta época, es embriagarnos con una belleza incomparable. Sentir la magnífica interpretación de las maravillosas composiciones de John Dowland, es todo un lujo. Y que decir del resto de obras escritas por autores tristemente anónimos. Es entrar en suntuosos palacios dignos de la nobleza. Desde luego, mi consejo es que este disco y otros que comentaré en próximos artículos, no deben faltar en cualquier visita a un parador nacional, edificios llenos de historia en donde estas obras vuelven a sentirse como en casa. Disfrútenlo.

Si deseas entrar en el ARCHIVO LUX ATENEA WEBZINE DE RESEÑAS (MÚSICA CLÁSICA) (Pulsa Aquí).

Lux_Atman

Artículo Nº: 141
.

No hay comentarios: