lunes, diciembre 25, 2006

OLGA NEUWIRTH “BAHLAMMS FEST”.

Publicado por : Kairos Production, (0012342KAI), 2003
Edición comentada : Doble CD

Composición dividida en trece partes, de “1. Bild”a “13. Bild”.

Olga Neuwirth es una joven compositora de música contemporánea muy especial. Su obra es amplia para la juventud que atesora, pero es la excelente calidad de sus obras y en particular, la ópera “Bählamms Fest”, lo que me tiene enganchado desde que la escuché por primera vez. Desde luego, si lo que quieres es sentir el miedo convertido en música, “Bählamms Fest” es tu disco. No debes dejar pasar la oportunidad de escucharlo. Son noventa y tres minutos sobrecogedores. Como advertencia, no aconsejo su audición en la oscuridad de la noche. Impone mucho.

Aclaración: Etiqueto este disco también como “Música Clásica” ya que en las tiendas de discos lo podéis encontrar en esa sección.

Impresiones Post-audición :

Lentamente nos adentramos en “1. Bild”, una voz femenina fugaz y a su vez cercana, se acerca y se aleja ante nuestra presencia. Parece como si nos introdujéramos en una cueva maldita en donde los ecos son señales de advertencia, señales de peligro. De repente, todo cesa. Una conversación. Un sobresalto. Otro sobresalto. Voces demoniacas, ladridos, apariciones, olas de terror nos rodean, nos desorientan. Y los músicos de la orquesta parecen estar poseídos, tal y como están tocando sus instrumentos musicales. Si has llegado hasta aquí escuchando este disco, estás atrapado. Estás perdido. Como siempre sucede cuando el miedo nos visita, nuestros pasos nunca retrocederán. Siempre irán hacia adelante.


Los aullidos se presentan en el salón de los espíritus en “2. Bild”. Risas alocadas, instrumentos de viento que nos imponen, locura, tensión. Nuestra presencia no es bien recibida. Salimos del salón y entramos en una oscura y sucia habitación llamada “3. Bild”. Mal asunto. Como si de una casa endemoniada se tratara, unos entes espectrales nos asaltan, nos asustan, nos amenazan. Nuestra piel se sensibiliza, se contrae, se resquebraja,... se cae a trozos. Ten cuidado, no hagas ruido. No respires. Insensato, despertaste al guardián del Infierno. ¿Escuchas sus ladridos? Buscará nuestro rastro; nos buscará hasta encontrarnos. Huyamos.

¿Alguien se ríe en “4. Bild”? Debe parecerle muy graciosa nuestra situación. Nuestra angustia parece hacerle feliz. Somos su juguete, somos su diversión. Nos paramos y tratamos de hacernos una idea de donde estamos, pero la calma llega con intranquilos aires. Con “5. Bild” entramos en la composición más larga de toda la obra, diecisiete minutos y medio. “5. Bild” es ruptura, son grietas, son gritos desoladores, son fragmentos afilados que se clavan en la carne. Y lo decrépito empieza a cobrar vida mirándonos a través de sus cuencas de los ojos vacías. Buscábamos sentir miedo con la música, ¿no?.

Oídos atentos. “6. Bild” es una presencia, un teléfono que no para de sonar y nadie descuelga. Es un ser que se oculta, es la negra aura que todo lo domina. Rezos, plegarias teñidas de sangre, fuego y dolor, pasos que se alejan, estridentes compases que nos cortan el aliento. Estamos en “7.Bild”. Los momentos de relativa calma de “8. Bild” son un siniestro descanso en la cama con dosel de la habitación de los espectros. “9. Bild” y “10. Bild” forman un todo en este disco. Con “9. Bild” regresan los desgarradores gritos, el gélido sudor del sufrimiento, las palabras de un despiadado juez y verdugo: Gevurah y Maat han sacado su inmisericorde balanza. Así, una vez juzgados, “10. Bild” es pura aflicción y de la punta de una espada gotea sangre en “11. Bild”. Alegrías y llantos se suceden; el desenlace parece estar cerca con “12. Bild”. Craso error. Aullidos de reunión, escalofriantes llamadas, bajamos a “13. Bild”, al sótano de esta mansión embrujada, de este lugar de celebración de aquelarres y misas negras, pero precisamente aquí será donde encontremos la puerta de salida de este paraíso infernal. ¿O prefieres quedarte dentro?. Entonces, pulsa de nuevo el botón de play de tu reproductor de CD´s. Disfrútenlo ( o súfranlo).

Lux_Atman

Artículo Nº: 142
.

No hay comentarios:

More Visited: