lunes, diciembre 18, 2006

GUSTAVE FLAUBERT “MEMORIAS DE UN LOCO y correspondencia”.

Publicado por : MCA
ISBN : 84-95514-12-5
Edición : 2001

“Memorias de un loco y correspondencia” es sentir la lectura como un viaje en el que permanecemos tumbados en la playa de una isla desierta, rodeada por un mar de hirviente lava. Se siente a flor de piel la belleza en todo lo que nos rodea, pero es esa misma belleza también la que nos hace estremecer al observar la diversidad de sus letales mascaras. Hermosura y peligro, pero eso sí, siempre estando acompañado únicamente por uno mismo. Y un reto, una mirada atrás a un pasado al cual no podemos retornar para escapar. Tristeza.

"De niño amaba lo que veía; de adolescente, lo que sentía, y de hombre, no amo ya nada.”

Un nacimiento que es un aturdimiento total por la avalancha de nuevas sensaciones. Una infancia con otros seres de la misma edad que no es otra cosa que el Hall del Infierno llamado sociedad, en la cual hay que vivir. Una adolescencia que trata al individuo como un objeto mecánico que se ha de mover con unos patrones establecidos por las ilusiones que los adultos fueron incapaces de hacer realidad. Es como nadar en una piscina cuya agua no tiene ni tacto, ni consistencia, ni temperatura alguna. De la edad adulta, mejor no hablar.

“Niño, he soñado el amor; joven, la gloria; hombre, la tumba, este último amor por lo que no es más.”

Hinchados con aires de libertad, según va pasando el tiempo comprobamos como lenta pero incansablemente, aquella generación a la cual uno pertenece empieza a ser inmovilizada por esa misma sociedad que tantas esperanzas les hizo imaginar. Ya no es sólo la soledad interior la única que tenemos en propiedad, sino una arrendada soledad exterior pagada precisamente con el peso de nuestra libertad. El individuo, de creerse un héroe pasa a convertirse en un mendigo que se contenta con migajas monetarias para poder vivir; y de ser un águila poderosa y libre, pasa a ser un humilde ratón. Una fácil presa para cualquier depredador que se cruce en su camino.

“ ... no hay más que tinieblas alrededor del hombre; todo está vacío, y él desearía algo fijo; rueda sobre sí mismo en esta inmensidad de ola en la que querría pararse, se molesta por todo y todo le falta; patria, libertad, creencia, Dios, virtud, ha tomado todo esto, y todo se le ha caído de las manos como a un loco que deja caer un vaso de cristal y que se ríe de lo que ha hecho.”

Os puedo asegurar que tanto en “Memorias de un loco” como en la correspondencia de Flaubert encontrarán frases que pasarán a formar parte de la biblioteca que toda persona guarda en su memoria. Lecturas y re-lecturas harán de este libro un seguro de placer y un insustituible aderezo para la vida. Gustave Flaubert es uno de los escritores con los que me siento más identificado en su descripción de lo sentimental. Si después de leer este libro se os descubre un nuevo mundo regido por Flaubert en el cual internarse, tarde o temprano nos encontraremos en algún lugar dentro de él llamado “La Nada”. Disfrútenlo.

“..., cuando el mundo no sea ya - ¡cuánto me gustaría vivir entonces, vivir sin naturaleza, sin hombres, qué grandeza en ese vacío! - ... ”

Lux_Atman

Artículo Nº: 129
.

No hay comentarios:

More Visited: