lunes, diciembre 04, 2006

“BESTIARIO MEDIEVAL”, IGNACIO MALAXECHEVERRÍA.


Publicado por : Siruela
ISBN : 84-7844-455-6
Edición : 1999

Símbolos : La inquietud humana.

Cuando la chispa de la racionalidad prendió la yesca de nuestra inteligencia, en ese preciso instante, el ser humano se encontró frente a frente con un nuevo mundo inmenso y no cuantificable; totalmente opaco a las acrecentadas capacidades psicológicas de la especie. Ante tamaño reto, una parte de los miembros de estos primitivos grupos humanos comenzaron a tratar de adaptar esa inhóspita globalidad de formas, estados y colores en una serie de expresiones llamadas símbolos. La razón de ser de estos símbolos, y su consiguiente significado, fue el acercar al hombre a ese universo ininteligible, y como no, provocar la apertura de las puertas del conocimiento intrínseco, porque si algo ganó el ser humano con su recién estrenada racionalidad, fue su insaciable curiosidad despertada. Por ello, el hombre empezó a rodear su vida cotidiana con una serie de símbolos que caracterizarían a su grupo, comunidad o etnia, en su particular entendimiento de lo conocido.

El hombre observa. El hombre analiza. Y como no, el hombre llega a conclusiones sobre lo que ve. Pero también, se enfrenta a otro gran reto que obstaculiza sus descubrimientos: ¿Cómo explicar lo observado, lo analizado y las conclusiones a posteriori? En respuesta a este invisible y tenue muro, inicialmente el hombre hace uso del sencillo método del lenguaje, pero esta aparente solución definitiva queda totalmente escasa cuando hay que explicar cuestiones transcendentales de origen “divino”. En estos casos, el lenguaje pierde toda su fuerza y poder, convirtiéndose en la mayoría de los casos, en una “distorsión” de la idea concebida. Frente a este impedimento explicativo, el hombre inventa el símbolo, la imagen, el mito, la figura ... Nace una nueva forma de entendimiento fundamental más allá de la palabra, con una flexibilidad y profundidad en el mensaje, que aun hoy día, muchos de estos mensajes permanecen ocultos, quedando a la espera de su incierto desvelo. Dentro de esta nueva variedad de expresiones, la imagen y el símbolo serán claves en el entendimiento de este Bestiario.

Simbología e Imagen : El Mito.

La inquietud lleva al conocimiento, el conocimiento al simbolismo, y este a su vez a la imagen. Pero, ¿qué referencia podían usar como base creadora de la imagen?. El ser humano vuelve a observar su entorno y encuentra alrededor suyo una gran variedad de formas en el Reino Animal, pasando a ser este, la referencia más directa y tangible con la que dar forma a la creación de imágenes esclarecedoras del mensaje a enviar. Inicia la construcción de sus primeros Totem y representaciones pictóricas, como vehículo de desarrollo del entendimiento exterior, incluyendo dentro de este concepto, tanto los aspectos religiosos como las manifestaciones colectivas de su comunidad. Y no sólo se queda aquí, si no que crea otro medio más uniforme de asociación del concepto: nace el Mito.

El Mito se convierte a partir de entonces, en el lazo de unión de lo universal con lo humano, de lo celestial y divino con la etnia, en el ideal del comportamiento humano para conseguir la ansiada eternidad con el cual escapar del rotundo poder de la Muerte. Pero el Mito no toma cuerpo de forma lineal y concreta, si no se manifiesta de forma variada y múltiple, sin perder por ello su esencia original. El Mito adapta un problema o misterio, pero lo transforma sin desvirtuarlo ni anularlo. El Mito observa sin condicionarle, o afectarle, el paso del tiempo; todo lo contrario al fugaz ser humano. Esta característica lo dotará de una fuerza que lo hará incombustible, elevándolo generación tras generación, era tras era, cultura tras cultura.

El Bestiario : Animales Moralizantes.

El término “Bestiario” empieza a usarse a partir del siglo XII, como denominación de ciertos manuscritos de contenido pseudocientífico sobre animales, ya sean estos mitológicos o no. El origen de estas obras viene dado como vehículo de información, en lengua vulgar, sobre curiosidades del Reino Animal, así como de método demostrativo fidedigno sobre la íntima relación existente entre el mundo real y el universo celestial. Para poder entender correctamente el objetivo primordial de estas obras, es muy importante hacerse a la idea que en esta época, Europa tenía una uniforme y férrea cultura dominante, la cristiana, y en base a esto, aunque los contenidos de estas obras puedan parecer algo infantiles, este aspecto no nos debe llevar a la conclusión errónea de considerar a estos antiguos europeos como poco inteligentes, lo mentalmente simples. Estos razonamientos caen por su propio peso en cuanto uno empieza a estudiar seriamente la vida y obras en esta importante etapa histórica.

El Bestiario atrae inmediatamente, magnéticamente, a cualquier amante de la belleza pictórica y literaria, pero si solamente nos quedásemos con esta sensación, nosotros si seríamos los mentalmente simples. Estas representaciones animales están cargadas de símbolos, disposiciones y colores cuyo significado queda alejado de connotaciones sencillas y unidireccionales. La complejidad en la elaboración de estos dibujos reflejan un estudio metódico y detallado del mensaje que el observador debe recibir. Estos mensajes están sumergidos profundamente en el océano de la moralidad, siendo esta moral su raíz inspiradora esencial. Por ello, el estudio de este impacto visual ejemplarizante fue sibilínamente estudiado y desarrollado para provocar una sutil e indeleble marca en la psique del observador. ¿Cómo lo consiguieron? y, ¿qué significados engloban cada una de estas “Bestias medievales”? Las respuestas las dejo depositadas en manos de su lectura del libro. Esta voluntad de conocimiento le transportará instantáneamente a este bello momento histórico, se lo aseguro. Disfrútenlo.

Lux_Atman

Artículo Nº: 104
.

No hay comentarios:

More Visited: