miércoles, noviembre 15, 2006

OSIP MANDELSTAM, “CUADERNOS DE VORONEZH”.


Publicado por : Ediciones Igitur
ISBN : 84-95142-04-X Edición : 1999

“Con sudor y experiencia
se alcanza el juego del cielo inconsciente...”


En el año 1891 nace el poeta Osip Mandelstam en la ciudad de Varsovia, pero será en tierras rusas en donde desarrollará su vida. Rusia a finales del siglo XIX, un país con una grave crisis social que desencadenará, tras la derrota de las tropas rusas en la Primera Guerra Mundial, en una revolución popular cuya bandera será la utopía del comunismo. El resultado final será la llegada al poder de un ser perverso y atroz cuyo nombre, Stalin, quedará grabado en la historia de la humanidad con las sangrientas carnicerías que sometió al pueblo ruso durante su mandato. Una de esas víctimas tenía un nombre, Osip Mandelstam. Su culpa, hacer digna a la cultura y no postrarse ante el poder político. Osip murió el 27 de diciembre de 1937 en un campo de trabajo cercano a la ciudad de Vladivostok, mientras cumplía condena acusado de haber escrito unos versos que supuestamente, injuriaban a Stalin. Fue enterrado en una fosa común.

“Los peces jugaban con la rosa aplastada por la rueda.”

El pago cultural que el pueblo ruso tuvo hacer al sistema comunista fue incalculable, tanto en vidas como en bienes materiales, un pago cultural del cual, hoy en día, no han logrado recuperarse.

“En las astillas del aire somos vecinos del tiempo”

Osip Mandelstam fue culpable de ser culto, en un país cuyo patrón político veía a los intelectuales como un desafío al estado, al sistema. Las mentes más privilegiadas tenían que mostrarse dóciles y manejables ante la voluntad del poder establecido. Hablar de libertades y de libre pensamiento de manos de cualquier persona con una amplia cultura era poco menos que considerada como un peligro para la nación, o sea, para el gobierno. Por lo tanto, la eliminación de estas personas se convirtió en uno de los objetivos prioritarios del nuevo régimen. Y este objetivo, fue de sobra cumplido. Así, aunque Osip Mandelstam no había nunca tomado partido por ideología o posición alguna, su libre pensamiento fue considerado como un acto de rebeldía. Cualquier escrito suyo fue considerado una prueba de su inaceptable actitud.

“Estoy dispuesto a errar en busca de más cielo”

Su paso por las cárceles, el miedo y la sospecha en el día a día, los continuos registros, la presión psicológica, los interrogatorios sin motivo alguno,... la vida se convirtió en un infierno, y su final, anticipado por Osip en sus poemas póstumos, se convirtió más en su liberación que en su fracaso. Aquellos que le llevaron a tal estado fueron indignos y crueles con un ser cuyas esencia hablaba de vida. Osip ganó su libertad eterna con la muerte, y aquellos que lo mataron, la muerte se los llevó a la condena eterna.

“¿En que flor está la verdad?.”

De sus pensamientos nos quedan sus versos, unos versos duros, llenos de escarcha, quemados por la nieve y el frío, con letras que sollozan, con cielos con nubes que perfilan sus ojos, con vidrieras rotas por las piedras de los incultos, con ropas sucias tendidas, con bellas aves enjauladas arrancándose las plumas, con lechuzas sin ojos, con pesadillas que nacen al cerrarse los párpados, con ciudades a oscuras en medio de la noche, con muertos que nadie reclama y supervivientes que ya no hablarán jamás.

“Tinieblas de una eternidad inconclusa...”

“Cuadernos de Voronezh”, de nuevo el espíritu y la influencia de “La Divina Comedia” brillando. Una joya poética injustamente poco conocida. Disfrútenlo.

“Y pasaré la mano, como un arado, por las tinieblas.”

Si deseas entrar en el ARCHIVO LUX ATENEA WEBZINE DE RESEÑAS (LITERATURA) (Pulsa Aquí).

Lux_Atman

Artículo Nº: 70
.

No hay comentarios: