jueves, noviembre 09, 2006

“EL RUMOR DEL OLEAJE”, YUKIO MISHIMA.


Publicado por : Alianza Editorial
ISBN : 84-206-4541-9
Edición : 2003

Pura. Lenta. Sensitiva. Esta obra es una auténtica delicia para los sentidos escrita por uno de los escritores orientales más importantes del siglo XX, Yukio Mishima. "El Rumor del Oleaje" es una novela que nos susurra el amor que surge entre dos adolescentes, en un pueblo pesquero situado en una esplendorosa y bella isla del archipiélago japonés. Un vivir día a día sencillo en un medio natural duro es el ambiente en el que se desarrolla esta historia oriental. Y como no, rodeados de esa esencia del detalle, de la unión del hombre con la naturaleza, del disfrute de los sentidos concentrados en lo que nos rodea, en lo que amamos y queremos, en lo que adoramos y mimamos, en lo que hace que nos sintamos como pequeños seres que viven en una mota de polvo de una pequeña isla azul que se mueve en un casi infinito océano llamado Universo.

Sensibilidad. Si hay una fragancia que me encanta oler en la literatura oriental, esa no es otra que la Sensibilidad, de la cual son maestros en ese no tan lejano Oriente. Esa finura en la apreciación de las formas, de los colores, de lo inmediato, de la acción y del deseo provocan siempre en mi interior, pensamientos y fantasías que, como un alquimista de la pasión, me encanta luego llevar a la práctica en el momento y lugar adecuado.

El ideal. En Oriente encuentro ese otro Yo que me hace sentir vivo, que me aleja de esa frialdad de los sentidos reinante en Occidente. Un occidental debería tener dos caras, una cara mirando hacia Occidente y fijando su mirada en el respeto hacia la esencia femenina, y otra cara mirando hacia Oriente para hacer sentir a esa misma esencia femenina, que es Única. Oriente sabe que eres capaz de hacerla vibrar desde lo más profundo de su interior hasta las fronteras del espacio cósmico. Toda esta fuerte raíz creadora humana sólo la encuentro en Oriente... pero visto desde Occidente.

Algunas frases que me han encantado de este libro son las siguientes:

"...La percepción de ese mundo desconocido fue para él como un trueno distante, que retumbaba en la lejanía y se disolvía en la nada."

"...A la pálida luz del amanecer, las lápidas parecían otras tantas velas blancas de barcos anclados en un activo puerto. Eran velas a las que nunca volvería a hinchar el viento, velas que, después de permanecer demasiado tiempo sin ser utilizadas y colgantes en exceso, se habían convertido en piedra. Las anclas de las embarcaciones habían penetrado tan profundamente en la oscura tierra que nunca sería posible volver a levarlas."

"Inhaló profundamente , y fue como si una parte de ese algo invisible que conforma la naturaleza hubiera penetrado hasta el centro de su ser."

"...el rugido de la tormenta en el exterior aumentaba su sensación de bienestar,..."


Aquí les dejo mi comentario sobre otra obra maestra del siglo XX. Espero que lo puedan disfrutar en cuanto sus obligaciones les dejen un poco de tiempo libre. ¡Ay, que vida esta! Una eterna lucha perdida contra el tiempo. Insisto, ¡¡¡Disfrútenlo!!!

Lux_Atman

Artículo Nº: 60
.

No hay comentarios: