viernes, noviembre 03, 2006

THE CURE “THE CURE”.


Publicado por : Geffen, (B0002870-01), 2004
Edición comentada : Doble Vinilo 12”

Lost / Labyrinth / Before three / Truth goodness and beauty / The end of the world / Anniversary / Us or them / Fake / Alt.end / (I don´t know what´s going) on / Taking off / Never / The promise / Going nowhere / This morning

Valoración de la calidad del vinilo : 10+, obra maestra (vinilo con una calidad extraordinaria tanto en el material utilizado como en la grabación e impresión; esto no es un vinilo, es una obra de arte, un lujo como indiscutible pago y reconocimiento a la banda musical gótica que más se ha comprometido con la escena)

No me ha extrañado nada que el grupo musical The Cure le haya puesto por título a su último trabajo, su mismo nombre, “The Cure”, porque si algo deja claro este disco es que han decidido crear una obra que los muestre en su más pura esencia. Escuchar este disco, para quienes los hemos ido siguiendo y viendo en directo en bastantes ocasiones, supone comprobar con nuestras propias manos, cogiendo este disco, que The Cure vuelven a resucitar con vigor esa dorada época pasada que creíamos cerrada, acrecentándola aún más gracias al fruto de la experiencia, y a las ganas de embrujar de nuevo a un público que siempre les ha sido fiel.

“The Cure” es un disco imprescindible para que aquellos que no tuvieron oportunidad de verlos entre finales de los ochenta y principios de los noventa en todo su esplendor, puedan escucharlos con ese aura. Y para aquellos seguidores que los llevan idolatrando desde hace muchos muchos años, confirmar que aun nos quedan muchas sorpresas por vivir de la mano de estas leyendas de la música gótica.

Impresiones post-audición :

“Lost”, irremediablemente perdidos estamos los fieles seguidores de este grupo, so happy and so young... pese a las décadas que ya son pasado. De nuevo volvemos a escuchar ese bajo en “Labyrinth”, esencial en el espíritu musical del grupo, con esas notas que aplastan como losas en el sepulcro vocal, y la noche se empieza a iluminar “con la luna invernal haciéndonos llorar” en “Before three”, ¡qué letra!. Cerrando la cara A, la canción “Truth goodness and beauty” con Robert Smith ofreciéndonos su sentimental voz, y que nos dejará con la boca abierta ya con los primeros compases.

Con el sobresalto de un “go” repentino empieza “The end of the world”, una melodiosa canción aparentemente alegre, pero de contenido bastante triste. Una doble cara de la moneda que sorprende por su riqueza musical y unos cambios de estilos que la hacen muy sólida. La niebla cae sobre nuestro camino, “Anniversary” vibra en cada una de sus minúsculas gotas y su mágico reflejo se irá perdiendo sin que podamos evitarlo. ¿Decaído? No te preocupes, la tesitura a flor de piel nos llega con “Us or them”, una opción extrema cuya respuesta es el propio individuo. “Us or them”, una letra directa, clara, una batería escandalosamente potente, vital, un bajo que cincela sensaciones y esa guitarra de fondo jugando con las evanescentes notas,... ¡increíble canción!. Con “Fake” entramos en composiciones más tranquilas, más reflexivas. Una parada para analizar un fracaso.

La canción “Alt.end” inicia la cara C. Un mensaje conformista decorado con unas guitarras que se mueven entre lo preciosista y el desgarro, un rechazo al cambio hasta que “(I don´t know what´s going) on” nos ponga como diana para Cupido en sus practicas de tiro con arco. Siguiendo en este animoso camino llegamos a la canción “Taking off”, una canción que nos induce a una mayor inercia, a una contagiosa alegría necesaria para disfrutar del precioso momento antes de que la desilusión llegue con “Never”, una canción donde la llama de la vela de miel se apaga.

Nos embarga la tristeza por partida doble, es la cara D y última del álbum, y los compases de la canción “The promise” empiezan a sonar en una espera que tal vez, nunca llegue. Una desgarrada guitarra que como un juramento de palabra, el tiempo enmudecerá salvo para una de las partes. “The promise”, con un potente final fruto de una indignante traición no asimilada. Desorientados, andando sin rumbo alguno por calles, el viento silbará en nuestros oídos la canción, “Going nowhere”, la canción que más me ha gustado de este disco, y mira que ha sido difícil la elección entre tanta calidad, entre tanto compromiso con la honestidad y la creatividad musical. Esa guitarra española de pesada evolución, ese piano que suena a derrota, esa guitarra eléctrica que se pierde en el cielo como nuestra mirada.

Con una mañana que más parece un atardecer con nubes de tormenta en el horizonte llega “This morning”, un cierre al más puro estilo The Cure. Un final para difuminarse en un ciclo donde poder encontrar el anhelado reposo. ¡¡¡Disfrútenlo!!!

Si deseas entrar en el ARCHIVO LUX ATENEA WEBZINE DE RESEÑAS (MÚSICA) (Pulsa Aquí).

Lux_Atman

Artículo Nº: 48
.

No hay comentarios:

More Visited: