viernes, octubre 20, 2006

"DOKTOR FAUSTUS" y "LOS ORÍGENES DEL DOKTOR FAUSTUS", THOMAS MANN.

Sigue Lux Atenea Webzine y Lux Atenea News en FACEBOOK.

Desde el año 1999 difundiendo la cultura literaria más selecta (Clásica, Medieval, Romanticismo, Decadentismo, Simbolismo, Surrealismo, Ciencia-Ficción, Misterio y Terror, Esoterismo, Mística, Religión, Filosofía, Poesía, Historia, Ciencia, Arte, Sociología, Tecnología, Empresa…) a través de la REVISTA CULTURAL ATIS&NYD (1999 - 2002), SHADOW’s GARDEN WEBZINE, OUROBOROS WEBZINE y LUX ATENEA WEBZINE (desde 2006 hasta la actualidad).

"DOKTOR FAUSTUS"
Publicado por : EDHASA
ISBN : 84-350-1582-3
Edición : 1998

"LOS ORÍGENES DEL DOKTOR FAUSTUS"
Publicado por : Alianza Editorial
ISBN : 84-206-3025-X
Edición : 1988

Que verdad es que en esta vida nada importante, esencial o grandioso es gratuito. Parece que existen infinidad de actos, sentimientos, posesiones, visiones o creaciones a las cuales podemos tener acceso sin aparente coste alguno, pero si eliminamos de nuestra mente la absurda y falsa inercia del común hacer colectivo, y nos ponemos verdaderamente a mirar en nuestro interior único e intransferible, la visión del mundo en el cual vivimos cambia radicalmente en su contexto y razón de ser. Su existencia pasa de ser un vehículo en el que íbamos subidos cómodamente, y disfrutando del paisaje, a convertirse en un acelerado tiovivo, que gira y gira alocadamente y nunca saca del mismo espacio a quienes permanecen en su interior. Observas como las personas disfrutan, ríen, bromean, discuten, besan, abrazan o ignoran creyéndose el eje del mundo, sin percatarse, ni en lo más remoto de su mente, como están derrochando su escaso e inestable tiempo de vida.

Y tú, observando desde fuera.

Ellos ya no saben ni que ya no formas parte de su grupo, ni que los puedes ver sin ser percibido. Su inocente confianza y credulidad te hace recordar esa parte de tu vida cuando eras uno más entre ellos, pero también vienen a tu memoria esos momentos en los cuales tu instinto intentaba hacerte ver que las cosas que vivías no eran tan reales como tu las observabas. Te alegras de poder estar fuera de ese cruel y maléfico tiovivo, pero miras a tu alrededor y, sólo entonces, te empiezas a dar cuenta que el tiovivo da vueltas apoyándose en el suelo del Reino de la Diosa de la Soledad. No existe nada más. Y tienes que escoger entre la perdida de tu tiempo en el calor de las incautas compañías, o vivir fuera del tiovivo y encontrar algún alma afín a través de un encuentro difícil, y más fruto de la casualidad que del empeño. Todo lo contrario al mundo del tiovivo, en donde hacer amigos es de lo más sencillo.

Ahora, tu elección ya no es tan sencilla, y tu vida, tampoco.

Ya has elegido. Decides seguir fuera del tiovivo. Siempre te has sentido orgulloso/a de tu carácter y personalidad, y por supuesto, un contratiempo como este no te va a echar atrás, al menos por el momento. Lo primero que empiezas a hacer es investigar los límites de este inmenso Reino, y también, poder saber cuantas personas están en tu misma situación. La búsqueda es larga, compleja y con ciertas particularidades, como cuando ves que algunas personas salen del tiovivo y retornan a él para intentar no volver a salirse jamás. Así, encontrar personas que desde lo más profundo de su alma deseen permanecer donde tu estás, se convierte en una auténtica epopeya, pero la constancia y la labor diaria de conocimiento interior y exterior empezarán a darte las claves de cómo has de buscar, o detectar, a estas personas sin perder mucho tiempo en ello.

Al final, ¡felicidades!, recoges por fin la fruta dulce y sabrosa.

Es agradable la sensación que se experimenta al encontrar un alma afín a tus inquietudes, gustos y costumbres. Nunca se podrá describir con exactitud y precisión los sentimientos que invaden a uno cuando tiene a su lado un ser, que decide sumergirse con nosotros en las aguas de la complicidad. Esos segundos vividos dejarán ese exquisito sabor grabado en nuestra boca mental. Curiosamente, ese ángel unido a nuestro destino es considerado como maléfico y cruel por aquellos que están subidos al tiovivo. Sus miradas mostrarán claramente el profundo rechazo y temor que les inspira. Toda la alegría y falsa felicidad en la que parecen que viven, se transformará súbitamente en violencia y sinrazón cuando él entre en su ángulo de visión. ¿Por qué esas muestras de agresividad con alguien que nunca les ha hecho daño alguno? ¿Por qué hablan de él como “alguien negativo y raro”, cuando nunca les ha hecho nada malo de forma intencionada?. El tiempo te hace comprender que aquello que creías que era el Bien, y aquellos que se proclamaban seguidores y cumplidores del Bien, son precisamente todo lo contrario, gente malvada, retorcida e insana que se creen los jueces infalibles del mundo. También comprobarás como aquello, o aquellos, que eran catalogados como seguidores del Mal, no son más que seres atrapados en su superioridad espiritual, una superioridad que se convierte en la pieza clave para entender la razón del rechazo hacia estos seres. Su presencia les hace situarse delante de un espejo en el que se reflejarán todas sus inmundicias, y a nadie le gusta ver que dentro de su aparente luz, no hay más que putrefacción y degradación. O algo mucho peor. Que otros puedan verlo.

Pensando en esta curiosa regla social, llegamos a la conclusión de que lo malo, no está tan claramente definido socialmente, al igual que lo bueno. Normalmente, el error en la apreciación es infinitamente mayor que el éxito en la resolución.

Siempre habrá personas que desearán poder llegar a lo máximo cueste lo que cueste. Un precio que pagarán más aun, si estas personas conocen sus escasas cualidades creativas interiores. Así, no dudarán nunca en vender su alma a quien pueda darles ese galardón, ese trofeo totalmente inmerecido. Su vanidad han de encumbrarla en el obelisco de la obra creada, al precio que sea y de la forma que sea. Esta es la historia de Jonathan Leverkühn, protagonista de esta novela llamada “Doktor Faustus”. Jonathan quiere alcanzar esa fama y gloria, pero sin recorrer el dificultoso camino que todo auténtico creador ha de pasar en su largo y tortuoso caminar, en la búsqueda de ese vellocino de oro que pueda apartar de una vez por todas, esos obstáculos que le impiden realizar la totalidad de su obra con libertad y pasión. Jonathan firma su éxito, su inspiración, su magna creación, en este caso, una obra musical, pero también firma su desasosiego, su insatisfacción futura, su rechazo social, resumiendo... su propia muerte.

Jonathan sufre el infierno del alma creativa en la superación perpetua, una superación fruto de un egocentrismo psicológico que le puede llevar a hacer cosas extremas para alcanzar ese objetivo quimérico. Las llamas del infierno surgen al tratar de alcanzar esa obra cumbre, pero... ¿alguien ha visto alguna vez tal obra?. ¿Merece la pena el precio que se puede llegar a pagar?. Lee este fascinante libro, y la respuesta no te parecerá tan obvia e inmediata como ahora mismo crees. Como he comentado anteriormente, las cosas no son tan sencillas como creemos. Compruébalo tu mismo.

“Doktor Faustus”: el reino de la música.

Como amante de la música, mi recorrido como lector en esta obra literaria ha sido de lo más enriquecedor y placentero al encontrar en sus páginas, múltiples referencias musicales a cuál más interesante. Tanto en lo sentimental, como en su aspecto puramente técnico, cualquier amante de la música disfrutará de su lectura como en pocos libros que toquen esta temática. En “Doktor Faustus” veo a un escritor centrado, volcado en la consecución de un libro que ha sido escrito con una ligereza y profundidad digna de un estudioso de los aspectos psicológicos del ser humano. El hecho de haber sido escrito durante los años finales de la Segunda Guerra Mundial, con la magnitud de sentimientos y opiniones que se fraguaban durante esta etapa histórica, elevan aun más la valoración personal de Thomas Mann como un escritor a quien los acontecimientos, no alteran o desvirtúan creativamente su obra al hacer uso de una visión partidista. Todos estos y más detalles, los podéis encontrar en el libro “Los Orígenes del Doktor Faustus”. Disfrútenlo.

Félix V. Díaz
RESEÑA Nº: 22
En Lux Atenea Webzine solamente escribo y publico reseñas sobre ediciones originales que he comprado, o recibido como promocional.

Otras reseñas recomendadas:
A “”.
A “”.
A “”.
A “”.

.

No hay comentarios:

More Visited: