lunes, octubre 16, 2006

"¿SUEÑAN LOS ANDROIDES CON OVEJAS ELÉCTRICAS?", PHILIP K. DICK.

Sigue Lux Atenea Webzine y Lux Atenea News en FACEBOOK.

Desde el año 1999 difundiendo la cultura literaria más selecta (Clásica, Medieval, Romanticismo, Decadentismo, Simbolismo, Surrealismo, Ciencia-Ficción, Misterio y Terror, Esoterismo, Mística, Religión, Filosofía, Poesía, Historia, Ciencia, Arte, Sociología, Tecnología, Empresa…) a través de la REVISTA CULTURAL ATIS&NYD (1999 - 2002), SHADOW’s GARDEN WEBZINE, OUROBOROS WEBZINE y LUX ATENEA WEBZINE (desde 2006 hasta la actualidad).


Publicado por : Edhasa
ISBN : 84-350-1595-5
Edición : 1992

De aquellos que lean este artículo, la gran mayoría conocerá el libro, habrá oído hablar de él y sabrá que fue la novela que inspiró a Ridley Scott para crear la película “Blade Runner”.

Para empezar, destaco como clave de la novela el particular halo de insatisfacción que envuelve a cada personaje, sea humano o artificial, y al mundo en el que se encuentran. La sociedad que se presenta está controlada por una sofisticada tecnología necesaria para suplantar todas aquellas necesidades de las que el ser humano carece. Es una telaraña lo suficientemente bien tejida como para seducir y tener amarrados a todos sus habitantes. Así por ejemplo, el protagonista, Rick Deckard, es un cazador de bonificaciones que desempeña su trabajo con rapidez y frialdad, pero para compensar su hastiada labor, necesita dedicar los salarios obtenidos gracias a los “retiros” de androides, en un coleccionismo cuyas gratificaciones personales se tambalean día tras día. El señor Deckard está pegado en esa telaraña conscientemente, y no opone resistencia.

Sus antagonistas son los Nexus-6, un modelo de androide. Son seres creados artificialmente para servir a los humanos. Los androides pueden ser conscientes de su artificial estado, o gracias a una memoria añadida ignorar su verdadera naturaleza. El perfeccionamiento de las actitudes es la clave de su supervivencia, pero aquí es donde entra en juego la empatía. Los androides carecen de esa identificación mental y afectiva con el estado de ánimo de otro ser.

El Nexus-6 tiene un tiempo de vida limitado. Este es el motivo por el que algunos de ellos deciden abandonar su subordinación a los humanos, y vivir su propia vida, aunque para conseguir su objetivo tengan que llegar matar, ya que el remordimiento no entra en el formato de sentimientos implantados en su cerebro. ¿Cómo se puede programar una conciencia en una máquina?.

Pero los Nexus-6 tienen dos problemas, el tiempo y Rick Deckard.

Otra protagonista de la novela es Rachael Rosen. Trabaja para la Rosen Association, y allí es donde conocerá a Rick Deckard. Es desconcertante, fría y parece albergar un odio interior que repele a quien se acerque a ella. Reconozco que tras la lectura del libro, le he cogido un cariño muy especial, intentado encontrar sus ojos en la calle, en el metro... No pierdo la esperanza de poder hallarlos, quizá una noche la encuentre y tal vez, pueda responderme a muchas preguntas. Por cierto, su última intervención en el libro es sincera, muy humana.

En esta avanzada sociedad, el humano se encuentra situado entre dos polos, la moralidad y el trabajo. El androide, a pesar de su inteligencia, es capaz de prever su muerte y huye para evitarla. Esta sensación posee a Rachael, tambaleándose en una incertidumbre constante.

El libro es fundamental para entender algunos aspectos de la película “Blade Runner”, por ejemplo, para saber porqué no es común encontrar animales de carne y hueso, y cuando los hay, estos se convierten en una valiosa posesión. Pero el hombre no puede vivir sin los animales, y la alta tecnología existente permite crear copias casi clónicas de algunas especies. ¿Quién no se ha quedado fascinado con la mirada del búho en la sala de la Tyrrel Corporation?.

“¿Sueñan los androides con ovejas eléctricas?”, “Blade Runner”, masificación de razas en una misma ciudad, obsesiva publicidad de un lugar mejor para vivir, alta tecnología robótica en los límites del humano reino de los sentimientos... creo que en los sueños de los androides no hay espacio para ovejas eléctricas saltando sobre vallas de circuitos y micro chips porque los androides dudo que sueñen.

Elena
RESEÑA Nº: 14
En Lux Atenea Webzine solamente escribo y publico reseñas sobre ediciones originales que he comprado, o recibido como promocional.

Otras reseñas recomendadas:
A “”.
A “”.
A “”.
A “”.

.

No hay comentarios: