domingo, octubre 15, 2006

SOPOR AETERNUS & THE ENSEMBLE OF SHADOWS “LA CHAMBRE D´ECHO - where the dead birds sing -”.

Sigue Lux Atenea Webzine y Lux Atenea News en FACEBOOK.

Desde el año 1999 difundiendo la cultura musical underground más selecta (ethereal, experimental, ambient, neofolk, dark-ambient, noise, electroacústica, industrial, electro-dark…) a través de la REVISTA CULTURAL ATIS&NYD (1999 - 2002), SHADOW’s GARDEN WEBZINE, OUROBOROS WEBZINE y LUX ATENEA WEBZINE (desde 2006 hasta la actualidad).


Publicado por : Apocalyptic Vision Records, (AV999LP), 2004
Edición comentada : Doble Vinilo Picture 12”

Room 1: The encoded cloister / Backbone practise / Idleness & consequence / Beyond the wall of sleep
Room 2: Imhotep / Hearse-shaped basins of darkness matter / Interlude – The quiet earth
Room 3: We have a dog to exercise / The lions promise / Leeches & deception
Room 4: The skeletal garden / Feed the birds / Consolatrix has left the building / Day of the dead


Valoración de la calidad del vinilo : 10+, obra maestra (vinilo con una calidad extraordinaria tanto en el material utilizado como en la grabación e impresión; esto no sólo son vinilos, son obras de arte, un lujo no sólo para el oído sino también para la vista)


SOPOR AETERNUS & THE ENSEMBLE OF SHADOWS “LA CHAMBRE D´ECHO - where the dead birds sing -”
Publicado por : Apocalyptic Vision Records, 2004
Edición comentada : Caja con libro + CD

De nuevo, Sopor Aeternus & The Ensemble of Shadows vuelven a publicar su último trabajo en unos formatos convertidos en auténticas obras de arte, una calidad tanto en imagen como en sonido que han alzado como engalanada bandera con la cual presentarse a su fiel público. Este disco lleva por título “La Chambre D´Echo – where the dead birds sing”, e incluye las más recientes composiciones creadas por Anna-Varney. Grabadas entre septiembre del 2002 y octubre del 2003, “La Chambre D´Echo – where the dead birds sing” es un disco algo menos trágico que los anteriores, pero es mucho más luminoso, más versátil y barroco ya que en algunos momentos, abandona la vía musical gótica para dar algunos guiños a la claridad, al regodeo sentimental. Es curioso como en este disco podemos escuchar a Anna-Varney cantando de forma más armoniosa y haciendo mayor hincapié en ciertos fragmentos, en ciertas palabras y frases, acentuando aún más la sensibilidad del melómano en la audición. Desde mi punto de vista, “La Chambre D´Echo – where the dead birds sing” es una de sus mejores obras.


Si hablamos del diseño, nos estaremos refiriendo a su álbum más impactante, y cuyo arduo trabajo ha sido llevado a cabo por el creador Joachim Luetke, un auténtico mago de la imagen tras ver el armonioso y vivo resultado obtenido. Las fotos incluidas en esta colección fueron tomadas en el Museo de Patologías y Anatomía (Narrenturm) situado en la ciudad de Viena, Austria, en septiembre del año 2003. Un entorno ocre, siniestro, energéticamente distorsionante, desequilibrante, de insensible y amenazador aspecto. Un lugar donde un ser humano no desearía permanecer durante mucho tiempo. Un recinto capaz de sacar a la luz los miedos que no deseamos ver, prefiriendo verlos encerrados, ocultos a la mirada.


Esta obra ha sido publicada en dos formatos. Una edición en vinilo, en doble LP picture con unas imágenes seleccionadas para la ocasión de lo más sobrecogedor. Este álbum incluye también un libreto de 30 páginas conteniendo algunas fotos de la colección y las letras de las canciones, y dos posters gran formato de alta calidad. Es muy curioso como siguiendo la dinámica de la temática que ha dado forma a esta obra, las caras de los dos vinilos han sido nombradas como si fueran habitaciones del recinto, como así se puede apreciar en las fotos adjuntas. La otra edición es una caja negra que contiene un lujoso libro en formato A4 de 128 páginas encuadernado en tela negra, envuelto en papel y lacrado con el sello del grupo, numerado y firmado a mano por el propio Varney, y conteniendo el CD del grupo, así como una completa colección de fotos, y de nuevo, las letras de las canciones. Esta caja también incluye catorce marcadores negros numerados en plateado, dieciséis postales con imágenes pertenecientes a la colección, un libreto con las letras de las canciones del grupo y un catálogo del museo donde se realizaron las fotos.


“La Chambre D´Echo – where the dead birds sing” son estudios médicos, experimentos científicos, laboratorios de experimentación, autopsias, lacrados con relieves cadavéricos, edificios convertidos en cámaras de muerte, restos de seres humanos deformes conservados en formol, sufrimientos sin consuelo, vidas cuya existencia es un mero trámite y cuyos sentimientos no tienen valor alguno, son errores genéticos convertidos en llaves del misterio de la vida, la deshumanización vendida como esperanza de vida, es abandono, dolor y necropsias como un legado científico con olor a crueldad.

Anna-Varney sigue componiendo tanto música como letra en unas canciones que llevan lacrado su sello inconfundible. Pero durante la grabación, en su interpretación musical han colaborado los músicos Lys Hanks (violonchelo), Susannah Simmons (violín), Chris Wilson (violín), Tonia Price (clarinete), Andrew Pettitt (oboe), Doreena Gor (fagot), Miriam Hughes (flauta), Tim Barber (trompeta), James Cunningham (trompeta), Julian Turner (trombón), Anthony Bartley (tuba) y Paul Brook (percusión). Un grupo de artistas profesionales que han sabido dar mayor brillo aún a esta excelente obra, en un pulido pieza por pieza musical digno de admiración. Pasemos a escuchar esta oscura belleza...

Impresiones post-audición :

Iniciamos la audición del primer disco, y ya de entrada, nos quedamos sorprendidos con “The encoded cloister”, una composición marcadamente electrónica y alejada de la línea clásica seguida hasta ahora por Sopor Aeternus. “The encoded cloister” es una evolución musical perfecta para poder reflejar una captura forzada, y ser posteriormente encerrada entre los muros de una cárcel mental y carnal. Pesadas notas de un piano, una melodía, la canción “Backbone practise”, y los ecos de los futuros médicos sonando por los pasillos como si estuvieran ejecutando un ritual, como si estuvieran repitiendo una danza del conocimiento que les hará endurecer sus sentimientos hasta dejarlos convertidos en piedra. “Backbone practise” es una de las canciones más sobresalientes de este disco, con unas trompetas que son todo un éxito al cual atrapar. Sus cambios drásticos, su evolución, “Backbone practise” es una composición excelentemente articulada pese a su complejidad. En “Idleness & consequence”, será un oboe acompañado de una percusión los que nos devolverán a la raíz musical de Sopor Aeternus, dando vida a una letra cruda y chocante hasta que un clavicordio, nos adentre en la canción “Beyond the wall of sleep” que es toda una joya. Una canción para ponerla una y otra vez en una ciega espiral sobre la frontera de la vida y la muerte, y donde un error, supone ser atrapado por la Gran Dama en un abrazo sin vuelta atrás posible.

Damos la vuelta al disco y la puerta de la segunda habitación se abre, sonando la canción “Imhotep”. De nuevo, las bases electrónicas serán el sostén de una creación colorista, plástica y con una apertura espacial como sólo los teclados son capaces de ofrecer. “Imhotep” tiene unas pinceladas góticas neoclásicas que le dan un toque muy particular de clase y estilo. Por el contrario, “Hearse-shaped basins of darkness matter” es la composición más caótica del disco, con una estructura donde las melodías entran y salen sin llegar a fijar un orden, una pauta, una guía. “Hearse-shaped basins of darkness matter” es un rayo en la noche que se extiende con la belleza de las formas aleatorias. El final de la canción, con la voz de Anna-Varney acompañado tan solo por el sonido de un clavicordio, es precioso. Con aires más clásicos entra “Interlude – The quiet earth”, una mezcla de influencias que se mueven entre el barroco inglés y el renacimiento veneciano, y que hacen de esta canción, uno de los temas más luminosos de todo el disco.

Entramos en la habitación número tres y con la atmósfera de “We have a dog to exercise”, si no fuera porque hemos tenido que cambiar de disco, nadie diría que hemos pasado de la canción “Interlude – The quiet earth” a “We have a dog to exercise”. Tras seguir el paso continuista, llegamos a “The lions promise”. A veces, los secretos pueden ser tesoros, pero en otros casos, también pueden convertirse en trampas de las cuales no poder salir. Así es “The lions promise”, el peligro escondido en el interior de un baúl envenenado, un pasado que trata de revivir en el presente usando la sangre de la perdición. “The lions promise” es decadente, sentimentalmente enferma y con el reflejo de dejadez observada en un vaso lleno de buen vino pero cubierto de polvo. La puerta de la habitación se empieza a cerrar, quedándonos con una tea ardiendo llamada “Leeches & deception”, una tea iluminando una estancia que ha permanecido oculta, olvidada, guardando un saber prohibido apto sólo para iniciados. A ritmo de clavicordio, “Leeches & deception” es muerte y renacimiento, angustia y salvación.

“The skeletal garden”, la última habitación se ha abierto, y con aires inspirados en el teatro Kabuki nos adentramos en ella dispuestos a dejar caer el telón para adueñarnos de su misterio. ¿Será aquí donde los pájaros muertos cantan?. La breve respuesta se llama “Feed the birds”, dando paso a “Consolatrix has left the building”, canción que es como una vela apagada cuya cera aún conserva algo de calor, pero que nada podrá evitar que se enfríe, endurezca y pierda su brillo. Cerrando este álbum se encuentra la canción “Day of the dead”, un final, una redención, una purificación. ¿Habrá vida después de la muerte? Hasta ahora, lo único que sabemos es que nadie ha regresado de allí para contárnoslo.

Sopor Aeternus & The Ensemble of Shadows se ha convertido en uno de los símbolos por excelencia de la escena musical gótica actual, tanto por su estética única e inconfundible, como por su evolución y estilo musical dentro de un clasicismo cada vez más pujante en nuestra cultura. “La Chambre D´Echo – where the dead birds sing” es un disco que cuanto más lo escucho, más me gusta. Una de sus mejores obras, un disco imprescindible en una colección musical gótica que se precie, no lo duden. “La Chambre D´Echo – where the dead birds sing”, ¡¡¡Disfrútenlo!!!

Félix V. Díaz
RESEÑA Nº: 12
En Lux Atenea Webzine solamente escribo y publico reseñas sobre ediciones originales que he comprado, o recibido como promocional.

Otras reseñas recomendadas:
A “”.
A “”.
A “”.
A “”.

.

No hay comentarios:

More Visited: