viernes, octubre 13, 2006

GIACOMO LEOPARDI "POEMAS ELEGIDOS".

Sigue Lux Atenea Webzine y Lux Atenea News en FACEBOOK.

Desde el año 1999 difundiendo la cultura literaria más selecta (Clásica, Medieval, Romanticismo, Decadentismo, Simbolismo, Surrealismo, Ciencia-Ficción, Misterio y Terror, Esoterismo, Mística, Religión, Filosofía, Poesía, Historia, Ciencia, Arte, Sociología, Tecnología, Empresa…) a través de la REVISTA CULTURAL ATIS&NYD (1999 - 2002), SHADOW’s GARDEN WEBZINE, OUROBOROS WEBZINE y LUX ATENEA WEBZINE (desde 2006 hasta la actualidad).


Publicado por : Ediciones RIALP
ISBN : 84-321-3223-3 Edición : 1998

“...aburrimiento
es tan sólo la vida, y fango el mundo.
...”


Dentro de las obras poéticas, los genios italianos han adquirido un papel destacado. Así, poetas como Eugenio Montale, Ungaretti, Pasolini... han elevado el mensaje poético a las alturas de la divinidad, pero si hay un poeta que les ha marcado e influido, este no es otro que Giacomo Leopardi.

“...Arcano es todo
menos nuestro dolor. Prole olvidada,
para el llanto nacemos, y el motivo
sólo los dioses saben...”


Leopardi, poeta italiano que destacaría entre los genios de la literatura del Romanticismo a través de unos versos tan solo al alcance de unos pocos privilegiados, como Shelley, Hölderlin, Novalis... Leopardi sorprendió a toda Europa con su don literario, una gracia divina concedida como compensación al alma atormentada que debió llevar consigo durante toda su vida. Con ese tormento en vida, y ese genio literario, como no se iba a convertir en una de las estrellas más luminosas de la melancólica noche romántica que cubrió los cielos de Europa de manera tan brillante, como fugaz.

“... el tiempo entierra
el accidente humano en el olvido.
...”


Italia le debe mucho al pensamiento poético de Leopardi, a su obra, a su espíritu. Es indiscutible que Dante es el padre, el creador, pero también Leopardi es indiscutiblemente, su primogénito, no por seguir su misma línea, ya sabemos que el hijo suele coger otros caminos distintos al padre para poder asentar su individualidad, sino por seguir su búsqueda de la pureza, de la esencia de las cosas que nos rodean. Pero Leopardi, no solo busca en el mundo externo, sino que se dedica a rebuscar en su interior esas respuestas que puedan aplacar su desdichado destino.

“Placer, hijo de angustia.
vano gozo, que es fruto
de pasado temor, por el que sólo
temblaba ante la muerte
aquel que hasta la vida aborrecía.”


Leopardi es la sensibilidad extrema, casi ultra corpórea. El poeta nos habla con la sinceridad de quien se quema sobre la llama, sabiendo que nada ni nadie podrá salvarle de tan crueles momentos. El poeta escucha, atiende, comprende, asiente, porque sabe que ha nacido con el estigma del amor a la Belleza, sin poseer gracia alguna de esta. Leopardi sufre, la vida le azota, le seca, le tienta para burlarse posteriormente de su ideal amoroso, le maltrata porque es un ser casi divino en la tierra de los hombres casi bestias.

“Oh naturaleza, naturaleza,
¿por qué no me devuelves todo aquello
que entonces prometiste? ¿por qué tanto
engañas a tus hijos?”


Su luz molesta, porque emana de un cuerpo oscuro, y hasta el más común de los hombres cree que la luz sólo puede manar de una fuente resplandeciente. Esta será su marca, su cruz.

“...
bella Muerte, piadosa
tú sola ante el dolor en este mundo,
...”


En sus poemas llora la tragedia, se elevan los héroes, el corazón se enamora, las tierras italianas renacen de sus cenizas dispersas en tantas divisiones territoriales, la muerte se viste con las telas más caras y preciadas, los campos sonríen bienes y gritan desolaciones, las ruinas proyectan pasados de gloria y presentes grises,... sus poemas son ráfagas de luz en la cueva de los sin tierra.

“...
esperaré con calma
el día en que incline adormecido el rostro
en tu virgíneo seno.”


Con este libro, la editorial RIALP celebró el bicentenario del nacimiento del poeta (29 de junio de 1798, Racanati, Italia) con una edición cuyo contenido lo forman una exquisita selección de sus poesías, algunas de ellas traducidas por ilustres literatos como Miguel de Unamuno. Un lujo literario digno de admiración. Disfrútenlo.

Félix V. Díaz
RESEÑA Nº: 9
En Lux Atenea Webzine solamente escribo y publico reseñas sobre ediciones originales que he comprado, o recibido como promocional.

Otras reseñas recomendadas:
A “”.
A “”.
A “”.
A “”.

.

No hay comentarios: